Jantour

Jantour

La vichyssoise vasca, ese mito

Sopera de principios del siglo XX, contemporánea de la vichyssoise./ANA VEGA
Sopera de principios del siglo XX, contemporánea de la vichyssoise. / ANA VEGA

¿Se inventó la famosa sopa fría de puerro en Bermeo? Pista: no hay que creerse todo lo que leamos por internet

Ana Vega Pérez de Arlucea
ANA VEGA PÉREZ DE ARLUCEAMadrid

¿Dónde se inventó la vichyssoise? ¿Y a quién se le ocurrió? Igual parecen dudas muy del primer mundo pero quién sabe, igual lo preguntan alguna vez en un concurso de la tele, o les entra a ustedes un prurito urgente por averiguar cosas locas. El caso es que una vez pasado el trance de saber cuántas eses tiene la palabra, si buscan «origen vichyssoise» o «historia vichyssoise» en Google les aparecerá como primer resultado el artículo de Wikipedia dedicado a este plato.

No sé si saben ustedes que el contenido de las páginas de Wikipedia suele variar sustancialmente dependiendo de en qué idioma se lean, y que las diferentes versiones suelen arrimar el ascua a su propia sardina. Así, en la página en castellano sobre la vichyssoise (apartado referido al origen de esta sopa fría) aparece tan pimpante una teoría que atribuye su invención a un cocinero vasco. Bermeano, concretamente. ¿Cómo? ¿Qué? Antes de que imaginen conspiraciones y secretos complots para enterrar el origen vasco de una receta mundialmente conocida, respiren. Y espiren. Y miren a ver qué dicen el resto de versiones en otros idiomas.

La conexión vasca no sale en el artículo en inglés y ni siquiera en el escrito en euskera. ¿Entonces? Siento quitarles la ilusión pero la paternidad vasca de la vichyssoise es un camelo. El tema ha surgido varias veces en internet de la mano de un autor concreto y por mucho que haya acabado en Wikipedia no se sostiene por ningún lado. El mito cuenta con una única fuente: Gregorio Izuzquiza. Según su versión, un pariente suyo de Bermeo, habría inventado la sopa fría de puerro y patata en Francia como una versión sofisticada de la porrusalda vizcaína estando al servicio de José Félix de Lequerica (1890-1963). Este diplomático bilbaíno fue embajador español en París desde 1939 y ante el régimen colaboracionista francés en Vichy. Supuestamente la creación del bermeano habría ocurrido allí y después de la Segunda Guerra Mundial este guisandero anónimo habría emigrado a Estados Unidos, entrando a trabajar en el hotel Ritz de Nueva York, lugar donde entregó el secreto de su receta o directamente se la copiaron.

He aquí el quid de la cuestión y donde el mito entronca lejanamente con la realidad. Porque la vichyssoise se inventó efectivamente en el Ritz-Carlton neoyorkino pero a manos de un francés en vez de en las de un vizcaíno. Fue Louis Felix Diat (1885–1957) quien elaboró por primera vez esta famosa sopa, inspirado por un potaje de puerros y patata que cocinaba su madre en su pueblo natal, Montamarault, cerca de Vichy. La soupe bonne femme o Potage Parmentier era conocida en muchas regiones de Francia como sopa caliente, pero fue él quien dio una vuelta al concepto y la sirvió, fría y algo refinada, allá por 1917, al poco de llegar a los Estados Unidos. Diat fue jefe de cocina del Ritz hasta 1951 y consiguió que su novedosa sopa fuera imitada en todo el mundo. Aunque pudo haber tenido —por qué no— algún empleado de Bermeo, no sacó la idea de ninguno y menos de nuestra porrusalda. La receta de la vichyssoise apareció en varios libros de cocina durante los años 30, mucho antes de que Lequerica fuera embajador con Pétain o de que algún sukaldari a sus órdenes asomara la nariz por Vichy. De modo que tendremos que seguir diciendo vichyssoise y no bitxisua, mal que nos pese.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos