Zubia (Muskiz): cocina trasatlántica

Irama Beltrán, la joven cocinera del restaurante Zubia de Muskiz./Maite Bartolomé
Irama Beltrán, la joven cocinera del restaurante Zubia de Muskiz. / Maite Bartolomé

Irama Beltrán combina a la perfección la parrilla y el pescado local con el recetario sudamericano

TXEMA SORIA

Irama Beltrán ya era, con apenas veinte años, la responsable de la cocina del Fogón de Sámano, que regentaron durante dos décadas sus padres, Isidoro Beltrán y Nieves Cea. Irama es autodidacta y todo lo que sabe lo ha aprendido mientras cocinaba. Sus maestros han sido sus ascendientes, especialmente su abuelo, Santiago Beltrán, que según cuenta la familia fue un excelente cocinero que regentó locales en ciudades tan diferentes como Buenos Aires, Santurtzi o León. También aprendió mucho viendo cocinar a de sus dos abuelas, Angelita Tola, de origen italiano, que le enseñó los secretos de la cocina argentina e italiana, y Nieves Fernández, que le mostró cómo se elaboran los guisos castellanos.

Zubia (Muskiz)

Dirección
Pobeña, 15.
Teléfono
946706925.
Carta
35/40 €.
Menú del día
16,80 € (de martes a viernes).

Desde junio de 2014 se encuentra al frente de los fogones del Asador Zubia, en Pobeña, y trata de unir su pasión por las cocinas peruana, guatemalteca, cubana y brasileña, país en el que pasó una buena temporada, con el recetario tradicional y el manejo de la parrilla. En este local se puede disfrutar con un ceviche de corvina, bocata de chicharrón de cerdo, enchilados de calamar, camarón o langosta, coxinhas o pescados y chuleta, que ponen a la parrilla con carbón de encina. Junto a ella, en la cocina, está Rosa Ramos.

Carta breve pero excelente

El Zubia es un negocio familiar en el que, junto a Irama, trabajan sus padres, Isidoro y Nieves, que se encargan de la sala. El local cuenta con una barra para que el personal disfrute de pintxos clásicos y marisco, desde quisquillón a percebes. En el interior dispone de un expositor donde se muestran a los clientes los pescados del día, desde mojarra a sapito, arringorri, machote o dorada rosa. La carta es corta pero el resultado de su cocina es excelente, comenzando con unas cremosas croquetas de jamón 5 J, zamburiñas, ensalada Zubia (lleva mezclum de lechuga, tomate en dados, jamón crujiente, cebolla frita, dados de foie y vinagreta de mostaza y miel con pasas y nueces), langostinos flambeados, gambas de Huelva o mollejitas de lechazo.

Ceviche de corvina.
Ceviche de corvina. / Maite Bartolomé

Y para continuar, un pescado. Fuera de carta tienen lubina, mojarra, rodaballo, san pedro, mero o durdo, que ponen a la parrilla con refrito tradicional y patatas fritas, pero si les ofrecen ceviche de corvina no se lo piensen, está riquísimo. También suele tener enchilado de langostinos o mukeka con raya. Los carnívoros disfrutarán con la estupenda chuleta cocinada sobre las brasas.

Como postre, no dejen de tomar la tarta de queso, suave, delicada y cremosa, que prepara Nieves Cea –madre de Irama–, o cualquiera de sus deliciosos helados de queso, brownie o lacasitos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos