The Willows (Getxo): Agosto sin vacaciones

Bonito a modo de tataki. /G. E.
Bonito a modo de tataki. / G. E.

Este acogedor local de Las Arenas sirve un excelente menú, ideal para quienes pasan el verano en el asfalto

GUILLERMO ELEJABEITIA

Agosto, vacaciones, chiringuito, paella, pescadito frito, cerveza fresca... Suena apetecible pero ¿y los que pasan el verano trabajando? El panorama de persianas bajadas que impera en el Gran Bilbao en estos días previos a las fiestas ofrece pocas posibilidades a quienes salen de la oficina con ganas de un plato de comida casera. Una de las opciones de menú diario, sabroso y asequible, que sigue vigente durante la temporada estival es este Willows, ubicado en un discreto pero acogedor local de Las Arenas.

The Willows (Getxo)

Dirección
Las Mercedes, 28 (Las Arenas).
Teléfono
946579939.
Web
www.thewillows.es .
Precios
Menú del día: 14 €. Carta: 25 euros. Pintxo de tortilla: 2 €.

El establecimiento nació en 2009 como un salón de té de inspiración 'british', bautizado en honor de la casita a orillas del Támesis donde se crió la propietaria, Adriana Sena. Pero las tartas caseras y las infusiones, aunque tenían sus fieles, no terminaban de hacer despegar el negocio. Hace 5 años entró en escena Arturo García Prieta, cocinero de trayectoria solvente y pareja de Adriana, para tratar de reconducir la situación.

La fórmula no podía ser más sencilla, convertir el coqueto salón donde despachaban desayunos y meriendas en un espacio más dinámico en el que servir comidas a un nutrido grupo de clientes habituales. Oficinistas solos, parejas de mediana edad y vida ociosa o señoras mayores que no confían en cualquier cocina pueblan cada día el comedor. Adriana recibe a la mayoría por su nombre y les brinda un trato cercano que fideliza a primera vista.

Como en casa

Otro de los ingredientes que genera adhesiones inquebrantables es su impecable tortilla de patata. Goza de merecida fama en Getxo gracias a su textura melosa pero no líquida, el punto de la patata confitada y su ligazón paciente con el huevo antes de caer en la sartén. Técnicamente perfecta. Representa bien la oferta culinaria del restaurante, que podría definirse como casera, pero sin caer en los tópicos de la cocina tradicional vasca. Como la que uno prepararía en casa si gozara del tiempo, la buena mano y la despensa que disfrutan Arturo y Adriana.

Su tortilla de patata es una de las mejores de Getxo.
Su tortilla de patata es una de las mejores de Getxo. / PEDRO URRESTI

Abrimos boca con un salmorejo brillante, colorido y con la medida justa de ajo para no resultar comprometedor. Seguimos con unas verduritas salteadas al wok que son uno de los éxitos más rotundos de la casa. Se cocinan al dente pero sin caer en esa rigidez tan habitual y se presentan sobre una camita de humus que consigue darle gustosidad a la menestra sin necesidad de usar harinas.

Probamos también un bonito a modo de tataki, acompañado únicamente por una cebollita bien pochada y unos brotes. Tendencia, sí, pero ejecutada con honestidad y mucho mimo. Y nos quedamos maravillados ante un espectacular codillo que se desprende del hueso al primer toque de tenedor. No en vano el chef era apodado en la escuela de hostelería de Artxanda como Arturo 'asados'.

De postre, una de esas deliciosas tartas reminiscentes del antiguo salón de té. En definitiva, como para volver a comer todos los días.