Valderejo Etxea, una feliz casualidad

Jorge López invita a los lectores a pasar al comedor./RAFA GUTIÉRREZ
Jorge López invita a los lectores a pasar al comedor. / RAFA GUTIÉRREZ

JOSEBA FIESTRAS

Los amantes del senderismo y la naturaleza conocen de sobra el Parque Natural de Valderejo, un espacioso valle cercado por empinadas laderas que culminan en rocas y atravesado por nueve sendas, entre las que destaca el hermoso desfiladero del río Purón, su joya paisajística. Aquí hay una variada fauna y flora, que incluye la colonia de buitre leonado más numerosa de Euskadi.

Valderejo-Etxea (Lalastra)

Dirección
Real, 2.
Teléfono
945353085.
Web
www.valderejokoetxea.com.
Precios
Menú del día: 12 €. Menús de fin de semana: 23/25/30 €. Carta: 25/30 €

En Lalastra, el corazón de Valderejo, hay un caserío del siglo XVIII, rehabilitado como hostal, del que se enamoró Jorge López, chef y propietario de Valderejo-Etxea, hace tres años. Este cocinero, que se graduó en la Escuela de Mendizorroza en 1998, aterrizó en la zona «de casualidad, buscando locales en algún pueblo para montar algo propio. El primer día que llegué aquí dije que éste era mi sitio, y aquí sigo, espero que por mucho tiempo». En su agroturismo, rodeado de naturaleza, sólo hay seis habitaciones, pero también se puede disfrutar de su comedor.

La de Jorge es cocina tradicional mezclada con nuevas técnicas culinarias, sobre todo con producto local y de temporada, en especial la chuleta de vaca terreña de la zona hecha a la brasa de encina. En el menú del día, entre semana, nos podemos encontrar con garbanzos de Añana con morcilla, vainas con ibéricos, guiso de carrilleras al tinto de Rioja Alavesa o taco de bacalao a la plancha, que puede culminar con cuajada de leche de oveja con miel de Valderejo o arroz con leche caramelizado.

Espárragos con alcachofas y huevo.
Espárragos con alcachofas y huevo. / RAFA GUTIÉRREZ

El fin de semana ofrece un menú degustación (25 €) con platos como bacalao a 40º con pimientos asados, alcachofas y espárragos en tempura con mahonesa de trufa, cremoso de patata con huevo a baja temperatura y boletus, cordero confitado en su jugo, timbal de magret y foie con chutney de manzana, o tronco de merluza a la brasa, por poner algunos ejemplos. En el bar tienen platillos para picar y en el restaurante ofrecen además una pequeña carta y seleccion de vinos.