El Túnel de Mioño emprende una nueva etapa

El Túnel de Mioño emprende una nueva etapa
MAITE BARTOLOMÉ

TXEMA SORIA

El restaurante El Túnel, ubicado en el barrio de la Estación de Mioño, trata de recuperar su pasado esplendor y el 31 de mayo volvió a abrir sus puertas tras una completa renovación de la mano de la familia Urruela. Patxi, el pater familias, ha sido empresario de diferentes sectores, entre ellos el hostelero. Entre 1996 y 2001 se hizo cargo del bar Txo de Portugalete y desde 2010 hasta 2018 ha estado al frente del Mariner, también en la villa jarrillera. En la cocina manda Vicky Soto, su mujer, que tras terminar la carrera de Música decidió dedicarse a los fogones, donde cada día demuestra ser un estupenda guisandera. El plantel lo completan sus hijas Ainhoa, que ha trabajado en el Yandiola y en la Torre Iberdrola, y Tamara, animadora sociocultural.

El Túnel (Mioño, Castro Urdiales)

Dirección
Barrio de la Estación s/n.
Teléfono
942185633.
Precios
Menú diario: 17 €. Menú fin de semana: 25 €. Menú chuletón: 50/70 € (dos personas).

En esta nueva etapa de El Túnel, la familia Urruela se plantea hacer una cocina sencilla, sin aspavientos. Cuenta con un comedor interior, una terraza para comer en al aire libre o tomar una copa tranquilamente, una zona chill out donde se ofrecerán conciertos y un área de juegos para los niños.

Alubias de puchera.
Alubias de puchera. / MAITE BARTOLOMÉ

A diario tienen un menú cerrado con varias opciones, dos menús basados en el chuletón y uno de pescado. El plato estrella de la casa son las alubias con sus sacramentos cocinadas en puchera ferroviaria, a fuego lento, como se han hecho toda la vida. En su recetario encontramos sopa de pescado, patatas con sepia, marmitako, caldereta de mariscos, wok de verduras y langostinos en salsa de ostras.

Como segundos platos disponen de bacalao al pilpil, costilla a la parrilla –donde las patatas panadera que la acompañan son una delicia– o rabo guisado. La chuleta, preparada a la parrilla, es magnífica, lo mismo que los pescados (rape, rodaballo, lubina o besugo), elaborados también sobre la brasa. Y a la hora del postre, panacota, pastel de arroz o quesada.