Tudelilla (Getxo): Los frutos del buen hacer

Almejas a la marinera. /MAITE BARTOLOMÉ
Almejas a la marinera. / MAITE BARTOLOMÉ

La pasión por el trabajo y la transmisión de los conocimientos culinarios están asegurados en la familia Cardoso

TXEMA SORIA

No hay nada mejor que ver trabajar a alguien que disfruta con su trabajo. Eso ocurre en el restaurante Tudelilla de Romo, donde está asentada la familia Cardoso, apasionada de la hostelería y así lo transmite cada día a su clientela. Su historia comenzó a principios de los años 80 en un pequeño bar de apenas cuatro mesas con Juan Cardoso, jubilado hace unos meses. Le acompañaban su mujer, Isabel –quien trabajaba en Magefesa y en el bar al mismo tiempo– y su hermana Camino del Río, dos excelentes cocineras, que han aprendido el oficio trajinando en los fogones.

Tudelilla (Getxo)

Dirección
Caja Ahorros, 12 (Romo).
Teléfono
944640882.
Cierra
Domingo y la noche del lunes.
Precio
Menú del día: 11 € (de lunes a viernes). Precio medio carta: 40/50 €.

Un problema en el local les cambió la vida en 2007 y tuvieron que trasladarse a la calle Caja de Ahorros a un espacio mayor para 55 comensales. Isabel y Camino –aún les quedan unos años en la cocina– se han preocupado en transmitir sus conocimientos culinarios a sus hijos y sobrinos, Raúl y Adrián Cardoso, que cada quince días se turnan entre los fogones y la sala. Junto ellos, se encuentra Marian Lapitán, con tres lustros en la cocina de la casa, y Álvaro Cardoso, en la sala, atento, cordial, de lo mejor en su profesión. Déjense aconsejar por él en la elección de los vinos, todos son de muy alto nivel y precio muy asequible. Los tres hermanos, que han pasado casi toda su vida trabajando en el local, se interesan incluso en sus días libres y vacaciones por conocer nuevos caldos para ofrecer a sus clientes.

El equipo del Tudelilla al completo.
El equipo del Tudelilla al completo. / MAITE BARTOLOMÉ

En el Tudelilla, con un recetario clásico, se come como dios manda. Brillan la chuleta curada de sabor intenso, invento de Ferran Adrià, presentada en un plato caliente, y los pimientos verdes rellenos de bechamel y jamón, uno de los platos de toda la vida de esta casa. También cuentan con croquetas de morcilla de León o de queso de cabra con cebolla confitada, un meloso revuelto de hongos, ventresca con cebolla confitada o unas sabrosas almejas a la marinera. De pescado suelen tener rodaballo, rape, lenguado, merluza, rape o San Pedro a la plancha con refrito, siempre piezas grandes que dividen en raciones. No dejen de pedir kokotxas de bacalao al Club Ranero con un pilpil muy gustoso y pisto.

Ofrecen unas deliciosas manitas de cerdo deshuesadas en salsa vizcaína con el toque picante justo y parmentier de patata, solomillo de la carnicería Urrutia con foie o queso de cabra, patatas fritas y pimientos rojos asados, chuletón, pollo de corral del Valle del Esla guisado, rabo en salsa o chuletillas de cordero. Y de postre, una delicada tarta de castaña y las tarta de queso, de chocolate negro o de chocolate blanco.