https://static.elcorreo.com/www/menu/img/jantour-desktop.png
Restaurante

La tribu del buen comer

La ensalada de pollo crujiente y pimientos rellenos de bacalao./BLANCA CASTILLO
La ensalada de pollo crujiente y pimientos rellenos de bacalao. / BLANCA CASTILLO

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

Todos los guaraníes, tribus indígenas sudamericanas, comparten una religión que da importancia a la tierra por encima de todo. Uno de los primeros pueblos contactados tras la llegada de los europeos a América del Sur, hace unos 500 años, eran excelentes cazadores, pero lo hacían con respeto, y destacaban como fabulosos agricultores, por lo que su gastronomía era muy rica y sus conocimientos culinarios, como sus creencias, se transmitían de generación en generación.

Además del nombre, son muchas las coincidencias entre el restaurante vitoriano y la etnia latinoamericana. En el comedor de enfrente de El Prado muestran un respeto extraordinario por la materia prima y sus recetas no se pierden con el tiempo. Llevan más de cuatro décadas a pie del cañón y sus elaboraciones mantienen la esencia del primer día, enriquecidas por lo que ofrece la modernidad.

'Los guaranís' (Vitoria)

Dirección
Portal de Castilla, 42.
Teléfono
945133762.
Web
restaurantelosguaranis.com
No perderse
Merluza rellena de txangurro.

En la carta destacan los mariscos a buen precio y las frituras. Los calamares rebozados (que provocan desmayos de placer), la ensaladilla de puerros, la menestra de verduras, la sopa de pescado o el bacalao a la plancha son algunas de sus especialidades. Disponen de una amplia variedad de ensaladas y de numerosos entrantes con fuste para comenzar una pitanza como Dios manda. Ese crujiente de hongos con manzana estofada, el hojaldre relleno de foie y setas al Pedro Ximénez o el revuelto de bacalao con ajetes frescos son solo algunos ejemplos de inicios espectaculares.

Y luego viene lo fuerte. Pescados de primera y siempre frescos que componen platos como el cogote de merluza, el lenguado o la merluza rellena de txangurro en salsa de chipirones (muy rica), entre otros. Y carnes como las finísimas chuletitas de cordero, el moruno de solomillo con arroz salvaje en salsa Oporto, el entrecotte, el cordero asado con patata panadera o su afamado chuletón de medio kilo. El restaurante goza de unos postres artesanos de primera y una carta de vinos sugerente y completa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos