Tellagorri (Getxo): Braserie en un caserío del siglo XIX

Álvaro Montero posa con una ración de sus sabrosos nachos gratinados. /MAITE BARTOLOMÉ
Álvaro Montero posa con una ración de sus sabrosos nachos gratinados. / MAITE BARTOLOMÉ

La brasa es la protagonista de este restaurante de Algorta donde disfrutar tanto de platos clásicos como de un picoteo más informal

TXEMA SORIA

Álvaro Montero ha conseguido que el Tellagorri, reinaugurado hace tres años, sea uno de los locales de referencia en Algorta. Álvaro, que estudió en la Escuela de Hostelería de Santurtzi y ha trabajado en la cadena de hoteles Acor en Francia, supo desde muy joven que se iba a dedicar a la restauración. Sus padres, Luis Montero y Obdulia López, excelente cocinera, regentaron durante varios años el Villabotas, el Tellagorri y el Boga, donde él se ha curtido en los fogones.

Tellagorri (Getxo)

Precios
Menú especial: 35 € (todos los días). Menú chuleta: 35 € (todos los días). Carta: 20/35 € .

El Tellagorri está ubicado en un magnífico caserío de piedra edificado en 1863, con vigas de madera en su interior. En la planta baja se encuentra la barra y unas mesas donde consumir pintxos, bocados y raciones de todo tipo: bacalao al pilpil, rabas de chipirón con alioli o brochetas hechas en la brasa al momento de solomillo de ganado mayor con miel, de solomillo ibérico con tximitxurri o de pollo con teriyaki. En la parte superior se encuentra un coqueto comedor con capacidad para 50 comensales.

Presa ibérica de bellota con pimientos rojos asados al carbón.
Presa ibérica de bellota con pimientos rojos asados al carbón. / MAITE BARTOLOMÉ

En el Tellagorri, donde la brasa es protagonista, se come estupendamente. Disfrutarán de platos clásicos o de un picoteo más informal. Se puede comenzar con jamón de chuleta –lomo bajo de vaca rubia gallega– de Ferran Adrià, tacos de salmón noruego –que son un manjar– con trufa, remolacha o gin-tonic, parrillada de verduras a la brasa, pulpo con alioli y patatas asadas o boletus edulis con foie y jamón ibérico al PX, que están para chuparse los dedos. La chuleta a la brasa o la presa ibérica de bellota con pimientos rojos asados al carbón son opciones seguras, lo mismo que el atún rojo a la brasa.

Para compartir tienen nachos gratinados, diablos o de pollo con bacón. La hamburguesa a la brasa –smoke barbacoa– de 200 gramos de carne de entrecot, con queso gorgonzola y bacón es espectacular. Y de postre no se pierdan la tarta de zanahoria.