Pura Brasa (Bilbao): Horno y parrilla dos en uno

Arsalan Ackan dirige Pura Brasa, en cuyos fogones se maneja a la perfección el cocinero Andrés Camacho./Maite Bartolomé
Arsalan Ackan dirige Pura Brasa, en cuyos fogones se maneja a la perfección el cocinero Andrés Camacho. / Maite Bartolomé

Los toques de originalidad marcan las recetas de una carta que incluye platos para compartir

TXEMA SORIA

Hace medio siglo nació el horno Josper, que tiene la virtud de cocinar los alimentos de la misma manera que una parrilla y de mantener las brasas durante todo el día. Su creación fue fruto de la colaboración entre Pere Juli –quien regentaba el restaurante Mas Pi en Pineda del Mar (Barcelona) y necesitaba una parrilla cerrada y un horno de brasa– y el herrero Josep Armangué.

Pura Brasa (Bilbao)

Dirección
Colón de Larreategui 13.
Teléfono
946000794.
Web
www.purabrasa.com.
Precio
Menú del día: 12,95 € (de lunes a viernes, de 12.00 a 18.00 horas). Carta: 25/30 €.

Pura Brasa nace para mostrar a los incrédulos que en el horno Josper puede cocinarse todo tipo de alimentos, algo que algunos de los grandes cocineros del país han asumido con total normalidad. La cadena Pura Brasa tiene ocho restaurantes en el mundo, uno de ellos en Bilbao, ubicado al lado de Jardines de Albia. El local, dirigido por Arsalan Ackan, cuenta con capacidad para 60 comensales y una amplia terraza. Arsalan, oriundo de Kurdistán, reside en Bilbao desde 2002 y ha trabajado en hoteles como Indautxu, Hesperia o Barceló.

La carta de Pura Brasa ha sido diseñada por Jordi Campos –manager de operaciones desde hace seis años– y Andrés Camacho, chef de la cadena y experimentado cocinero. En su nueva carta encontramos platos para compartir como ensalada de ventresca con tomate y cebolla, carpaccio de ternera con virutas de parmesano, rúcula y mostaza, magníficos mejillones a la brasa hechos en el horno Josper y uno de sus platos clásicos, almejas con una dulce salsa de tomate y albahaca –propuesta sorprendente para los paladares acostumbrados a la salsa verde–, además de cazuelita de gambas al ajillo con pimentón de la Vera ahumado o cazuelita de pulpo sobre cama de puré de patatas gratinada con una ligera muselina de alioli.

El lomo alto de wagyu se pesenta en una pequeña parrilla para terminar al gusto.
El lomo alto de wagyu se pesenta en una pequeña parrilla para terminar al gusto. / Maite Bartolomé

El homenaje gastronómico continúa con mouse de berenjena a la brasa con salsa romescu, un plato delicioso, muy suave y con un ligero toque ahumado. Presentada en forma de flan, ofrecen una jugosa tortilla de patatas, cebolla confitada y chorizo a la brasa con un suave alioli, toda una sabrosa sorpresa. No se pierdan el filete de lubina salvaje, sin espinas y acompañada de patata panadera o verduras, el lomo alto de wagyu sin hueso (en una pequeña parrilla para terminar al gusto) o la deliciosa hamburguesa wagyega, un steak tartar a la brasa de carne de ternera rubia gallega y de Wagyu con un pan de cereales muy ligero. Dejen un hueco para el postre: bombas de chocolate, coulant de chocolate, torrija, cheesecake o tatín de manzana.

 

Fotos

Vídeos