'Margoa' (Vitoria): Lo mejor del mercado

El cocinero salmantino Aleix Alonso. /BLANCA CASTILLO
El cocinero salmantino Aleix Alonso. / BLANCA CASTILLO

Ensaladas templadas, carnes y pescados conforman su propuesta culinaria, que tiene su culminación en una gran variedad de postres

JOSEBA FIESTRAS

El restaurante Margoa se encuentra en el único hotel de cinco estrellas de Vitoria-Gasteiz, en el barrio de Lakua, perfectamente conectado con las autovías de Bilbao, Madrid, Pamplona y San Sebastián, así como con el aeropuerto de Vitoria-Gasteiz y el centro de la ciudad. El salmantino Aleix Alonso desembarcó en la capital alavesa en 2016, después de haber trabajado en su tierra natal, y es el encargado de renovar la carta cada temporada, pero siempre con una filosofía: productos de temporada y de mercado. Ensaladas templadas, carnes y pescados conforman su propuesta culinaria, que tiene su culminación en una gran variedad de postres.

Margoa (Vitoria)

Dirección
Tarragona, 8 (Gran Hotel Lakua)
Teléfono
945181000.
Web
www.granhotelakua.com.
Precios
Menú del día: 32,50 €. Plato gourmet: 23,50 €. Carta: 40/50 €.

Una carta especializada en cocina tradicional vasca rediseñada por la creatividad e innovación del chef, que propone, además, un menú del día, un menú degustación y un plato Gran Gourmet, consistente en un plato en el que selecciona lo mejor del mercado de ese día. Y todo ello maridado con una completa carta de vinos.

En el apartado de entrantes, nos podemos encontrar con pochas frescas a la marinera con rape y vieiras o la deliciosa sopa de pescado con frutos de mar y huerta. Entre las ensaladas, triunfan la de bacalao confitado sobre cebolleta pochada y napado con vinagreta de su pilpil, y la de perdiz escabechada con naranja y manzana asada. En cuanto al marisco, no hay que perderse las almejas o el bogavante asado al calvados sobre arroz salvaje meloso. Del mar, las kokotxas, en dos versiones, el taco de rodaballo o el cogote de merluza.

Rodaballo salvaje.
Rodaballo salvaje. / BLANCA CASTILLO

Y para los carnívoros, un suculento chuletón de buey a la parrilla con guarnición de patatas y pimientos o una chuleta de ternera gallega con patatas y piquillos. En postres, todos caseros, hay propuestas de la tierra como la cuajada o el goxua, y otras más originales como la pirámide de chocolate, naranja amarga y helado.