Karrika (Llodio): El encanto de antaño

Carrilleras de cerdo estofadas al vino tinto. /SANDRA ESPINOSA
Carrilleras de cerdo estofadas al vino tinto. / SANDRA ESPINOSA

Productos de temporada y de la comarca surten la despensa de este amplio local de ambiente rústico

JOSEBA FIESTRAS

A menudo nos apetece disfrutar de una comida casera tradicional de primera calidad, y esto es lo que encontramos en el restaurante Karrika. La comida tradicional es la marca de esta casa que se inauguró el 16 de mayo de 1997. El local es amplísimo: cuenta con un espacio de 420 metros cuadrados y tiene una decoración típica vasca, tirando a rústica. Las paredes son fachadas de caserío, con sus balcones y macetas, herramientas de labranza. Todo ello da la sensación de estar paseando por las calles de un pueblo. En el bar, una larguísima barra poblada de pintxos ayuda al descanso de los trabajadores de la zona, que recomiendan sus croquetas y la tortilla de patata.

Karrika (Llodio)

Dirección
Polígono Industrialdea, pabellón 4.
Teléfono
946728207.
Web
www.karrikabarria.es .
Precios
Menú del día: 11.95 €. Medio menú: 8,50 €. Menú especial: 27 €. Carta: 35/40 €

A la hora de comer, Jon Guinea elabora el menú del día y ofrece varias posibilidades en función de la temporada y de los productos de la zona: ensaladas, potajes de alubias rojas o garbanzos, paella, vainas con patatas, zanahorias y refrito de jamón… entre los primeros. En los segundos, siempre hay algo de pescado, como dorada, merluza, salmón… pero también entrecot, hamburguesa, lomo adobado, o pechuga de pollo empanada. Luego están los postres, todos caseros y elaborados de forma tradicional. Y se puede optar por medio menú o el menú práctico (10,30 €), que consiste en un plato combinado.

El cocinero Jon Guinea prepara uno de sus platos.
El cocinero Jon Guinea prepara uno de sus platos. / SANDRA ESPINOSA

Disponen de un menú especial a diario, con entrantes como jamón ibérico, croquetas caseras de jamón y huevo, langostino austral a la plancha; y de segundo, sapito de rape, cogote de merluza o chuleta de mayor. En cuanto a la carta, hay gran variedad de embutidos ibéricos e incluso cecina de ciervo que sirven con aceite de oliva virgen. Entre los entrantes, destacan la ensalada Karrika y la de piquillos, anchoa y bonito, la morcilla de Gardea, gambas, langostinos y pulpo. De las carnes, el solomillo a la plancha y los escalopines de solomillo al roquefort; y del mar, merluza en salsa verde con langostino, los chipirones a la plancha con arroz negro o el bacalao al pilpil. Y en los postres, elaboraciones diferentes todos los días, la pantxineta rellena de crema con chocolate caliente se lleva la palma.

Después de comer se abre un gran castillo hinchable para los más pequeños, mientras sus padres disfrutan tranquilos de la sobremesa.

Temas

Llodio