La Huerta Vieja (Laguardia): Un lujo entre los viñedos

El cocinero Imanol Rementería./JESÚS ANDRADE
El cocinero Imanol Rementería. / JESÚS ANDRADE

La familia Santamaría expresa su devoción por la tierra con una cocina apegada al género de calidad y las recetas más afamadas de la comarca

JOSEBA FIESTRAS

A la entrada de Laguardia nos encontramos con un edificio de madera y piedra situado entre viñedos y con vistas espectaculares a la Sierra de Cantabria. Se trata de La Huerta Vieja, una impresionante casa de comidas rodeada de jardines que, por su capacidad, se ha consolidado como referencia en cuanto a bodas y celebraciones. Su gran comedor está acristalado, con lo que al disfrute gastronómico se une el visual en cualquier temporada del año.

La Huerta Vieja (Laguardia)

Dirección
Camino La Hoya, 5.
Teléfono
945600203.
Web
www.lahuertavieja.com .
Precios
Carta: 28/32 €. Menú del día: 15 €.

La propuesta gastronómica que ofrece José Ramón Santamaría y su familia hunde sus raíces en la tradición de la cocina vasco-riojana. Aunando lo mejor de la tierra y los más preciados sabores del mar, y con un toque de modernidad, su equipo de cocina trabaja «para convertir lo extraordinario en algo cotidiano», dicen. Tienen menú del día y menús para grupos y para negocios, pero lo que llama la atención es su amplia carta con platos que nunca defraudan.

Como entrantes, los puerros y los espárragos siempre destacan, pero también sorprenden las curiosas croquetas de huevos fritos, chorizo y patatas, las lecherillas de cordero lechal al ajillo, o el carpaccio de atún rojo con mayonesa de wasabi y menta, así como el carpaccio de calabacín con vinagreta de mostaza, miel y encurtidos.

Entre los primeros, hay ensaladas muy variadas, como la tropical, la de melón o la de salmón marinado, pero no podemos dejar de probar sus pochas (ahora en temporada) con verduras y sacramentos, así como las patatas a la riojana o las alcachofas con almejas en salsa verde. Otro plato que sorprende es el tartar de tomate con feta, crema de aguacate y sardina ahumada. En cuanto a las carnes, hay de todo. Recetas tradicionales como las de patitas o manitas de cerdo, carrilleras, rabo de toro… pero también asados de cochinillo o cordero y chuletillas lechales a la brasa.

Pochas con almejas.
Pochas con almejas.

En cuanto a los pescados, ganan las cocochas de bacalao y almejas en salsa verde y el cogote de merluza a la plancha, pero tenemos también muy buena lubina, rape, rodaballo, chipirón o langostinos. Tienen más de cien referencias de vinos para acompañar las viandas y maridar los platos, la gran mayoría de Rioja Alavesa.

Y para culminar el almuerzo, postres para todos los gustos: goxua, cuajada o flanes caseros, pero también hojaldre relleno de helado de vainilla con chocolate caliente y yema tostada, mousse de chocolate noir con salsa de Baileys y nueces, cubito de brownie con helado de menta o lingote de café con base crujiente de praliné de chocolate, entre otras exquisiteces…

De pelotari a hostelero

José Ramón Santamaría se fue muy joven a Estados Unidos a jugar como profesional de la cesta punta. Allí conoció a Sandy, con quien se casó y tuvo dos hijos: José Luis y Alicia. En 1990 decidieron poner fin a aquella aventura y se instalaron en Laguardia. De allí eran los padres de José Ramón y allí pasó veranos interminables jugando en su frontón y corriendo por sus calles empedradas. El camino de la familia en la hostelería comenzó en el Batzoki, de donde pasaron a Las Postas, un local más grande en el que permanecieron seis años. Y en 2008 nació La Huerta Vieja, donde Imanol Rementeria (izquierda) practica un recetario basado en el buen género.