Hondarribia (Vitoria): Un horno a pleno rendimiento

Hondarribia (Vitoria): Un horno a pleno rendimiento
BLANCA CASTILLO

El lechazo y el cochinillo son los emblemas de un local que se ha hecho fuerte en el gusto de los comensales

JOSEBA FIESTRAS

El Hondarribia es uno de los asadores más conocidos de Vitoria-Gasteiz. Enclavado en el barrio de Lakuabizkarra, es también uno de los más visitados por los parroquianos, que disfrutan a diario de su poblada barra de pintxos, bocatitas y de unas tortillas especialmente ricas, sobre todo las manchadas con aceite de chorizo frito. Pero el mayor protagonismo lo tiene su horno de leña.

Hondarribia (Vitoria)

Dirección
Hondarribia, 24.
Teléfono
945179424.
Precios
Carta: 30/35 euros. Menú de cordero: 32 euros + IVA.

Fue en 2003 cuando Arantza Araujo se hizo con el local para ofrecer un tipo de comida que no se daba en la zona, y rápidamente se llevó las mejores alabanzas. Tanto el cordero como el cochinillo hay que reservarlo con antelación, ya que se trata de ofrecer el mejor y más fresco producto. El primero viene con la etiqueta Tierra de Sabores (Castilla y León) y el resto de las carnes son de proximidad.

A la leña, además de lo indicado, se hace también el chuletón, otra de las especialidades y una referencia en la zona. Y asimismo, son muy cotizados el milhojas de solomillo con foie, el timbal de carrilleras con setas y muselina de patata con trufa y, por supuesto, las chuletillas de cordero. Entre los pescados, destaca la merluza Hondarribia al horno con sofrito, el bacalao con pimientos verdes, la lubina sobre colchón de patatas, y el txangurro al horno.

BLANCA CASTILLO

Como entrantes, no hay que perderse la sopa de ajo, una de sus especialidades, pero tampoco desmerecen atención el carpaccio de bacalao con crema de tomate, los pimientos al horno de leña, el chorizo a la brasa o a la sidra, las gambas de Huelva o los huevos estrellados con virutas de ibérico. Hay posibilidad de pedir el menú de cordero, que consta de un plato de jamón para comenzar, morcilla y chorizo a la brasa y después el lechazo con ensalada. La pitanza se finiquita con un sorbete de cava, que dicen que es digestivo…

En cuanto a los postres, son todos de elaboración casera y tradicionales: flan de huevo con nata, natillas, arroz con leche, cuajada, goxua… y tartas de requesón con frambuesa o de chocolate.