Guisos con mucho arte en La Fragua de Vulcano (Vitoria)

Arantza González sostiene una cerveza en el restaurante./ BLANCA CASTILLO
Arantza González sostiene una cerveza en el restaurante. / BLANCA CASTILLO

Estupendos desayunos, bocadillos y hamburguesas, un menú que cambia cada día y una variada carta para la noche conforman la sabrosa oferta de este rincón vitoriano

JOSEBA FIESTRAS

El cuadro de tema mitológico de Velázquez da nombre a este establecimiento que ya es tradicional en el barrio de Lakua. Quince años lleva Arantza González regentando este bar-restaurante que ha vinilado en su fachada el popular cuadro del artista sevillano. Cuenta con dos entradas, una desde la calle y otra desde una enorme plaza Zumaia, donde los chiquillos corren a su aire mientras la clientela disfruta de su terraza.

La Fragua de Vulcano (Vitoria)

Dirección
Zarautz, 15.
Teléfono
945713281.
Precios
Menú del día: 13 €. Carta: 20/25 €.

En La Fragua de la calle Zarautz ofrecen estupendas viandas. Su menú de comidas cambia cada día y ofrece platos tan suculentos como el hojaldre relleno de verduritas y queso de cabra, el risotto de hongos con queso pecorino, la ensalada verde con quinoa y bacalao confitado, el codillo asado en su jugo con puré de manzana verde, el ragout de ternera al vino tinto, la panacotta de mango o un exquisito zumo natural de naranja, plátano y jengibre.

Para las noches tienen la carta, que además de clásicos como croquetas y rabas caseras, patatas bravas o nachos, tiene otros entrantes como la ensalada de chipirones y la de bacalao con pimientos rojos asados, patatas y emulsión de escalivada, callos caseros a la madrileña, huevos rotos con morcilla o el surtido de cremosos (hummus, baba ganoush, muhamara) con crudités y pan de pita. Como platos fuertes, se pueden encontrar las carrilleras de cerdo estofadas al vino, el cachopo de ternera con paleta ibérica y queso, la sepia a la plancha con alioli o el entrecot de vaca a la piedra.

Tapenade y los pimientos rellenos de txangurro con tinta de calamar y gulas.
Tapenade y los pimientos rellenos de txangurro con tinta de calamar y gulas. / BLANCA CASTILLO

Entre los puntos fuertes de este local están las hamburguesas, como la angus con diferentes acompañamientos o la vegana (de quinoa con sésamo, queso, espinacas y patatas fritas). También las fajitas, de ternera, pollo, veganas… Y los sándwiches y bocadillos y el pan bao, riquísimo con carrilleras. Los postres son deliciosos, como la pantxineta con crema pastelera y nutella.

Además, la carta de desayunos es muy solicitada por los trabajadores de la zona: se puede elegir entre diferentes tipos de pan, acompañarlos de algo dulce o salado, hay boles de frutas de temporada y de yogur con frutas, chía y muesli. Incluso zumos naturales detox elaborados con ingredientes como zanahoria, jengibre, piña, hierbabuena, espinacas, arándanos, mora, manzana… La mejor manera de comenzar la jornada.