Ebisu (Lekeitio): Lujo frente a la playa

Menenestra con huevo a baja temperatura. /MAITE BARTOLOMÉ
Menenestra con huevo a baja temperatura. / MAITE BARTOLOMÉ

El refugio de la emperatriz Zita se ha convertido en un hotel renovado que acoge un restaurante con buenas vistas y mejores manjares

TXEMA SORIA

La cadena de hoteles Silken abrió el año pasado, tras una reforma integral, el Palacio Uribarren, al pie de la plaza de Isuntza en Lekeitio. El palacio, que hasta hace no mucho se llamaba Emperatriz Zita en honor a la emperatriz austrohúngara que pasó allí parte de su exilio, ha recuperado parte de su esplendor. Cuenta con 42 habitaciones (12 de ellas suites) una piscina climatizada y jacuzzi. Resulta impagable comer en la terraza acristalada del restaurante Ebisu ante la isla de San Nicolás, el puerto de Lekeitio o la basílica de Santa María de la Asunción. Un lugar ideal para pasar la primavera, verano y parte de otoño, pues cierra del 10 de noviembre al 15 de marzo.

Ebisu (Lekeitio)

Dirección
Paseo Santa Elena, 2.
Teléfono
946243583.
Web
www.hotelessilken.com.
Cierra
Abierto todos los días los meses de julio, agosto y septiembre y todos los fines de semana entre marzo a noviembre.
Precio
Menú Ebisu: 22 € fines de semana en invierno. 25 € en los meses de julio, agosto y septiembre. Menú chuleta o pescado a la brasa para dos personas: precio según mercado.

Al frente de la cocina se encuentra el burgalés Daniel Sedano, que comenzó a trastear en los fogones desde muy joven. Siempre tuvo claro que quería dedicarse a la cocina, estudió hostelería en la Escuela de Alcalá de Henares e hizo prácticas en el hotel Santo Mauro de Madrid con maestros como Roberto Limas o Carlos Posada. Ha prendido, entre otros, de cocineros como Sergi Arola, Darío Barrio, Andrés Madrigal o Jacques Macron, tres estrellas Michelin. En los fogones del Ebisu, de los que se hizo cargo en mayo del pasado año, pretende hacer una cocina reconocible. Al frente de la sala se encuentra Clara Ruiz.

El cocinero Daniel Sedano posa frente a la isla de San Nicolás.
El cocinero Daniel Sedano posa frente a la isla de San Nicolás. / MAITE BARTOLOMÉ

En la barra del bar se puede picotear desde ensalada de tomate, ventresca, cebolleta y piparra a jamón ibérico con pan tumaca o tostas –salmón y tártara, bacalao sobre pico de gallo, anchoas y tomate rayado–, rabas de calamar y alioli de lima, croquetas de jamón y chipirón, merluza, trigueros y salsa americana, entrecot de ternera con pimientos de Gernika o cualquier tipo de hamburguesa o sándwich. Ofrecen un menú cerrado, que denominan Ebisu, con recetas como menestra con huevo a baja temperatura, rissotto con pato, Idiazabal y migas y estofado de garbanzos y pulpo. Como platos principales cuenta con opciones como merluza con falso arroz negro y alioli de lima, bacalao, pimientos asados y pilpil o costilla de ternera sobre puré de coliflor, salsa de vino tinto y chocolate.

También se puede pedir algún entrante del menú y compartir pescados a la brasa (piezas para dos), como rape, rodaballo o ventresca de bonito –si entra ese día en el puerto de Lekeitio– o chuleta de vacuno mayor, también a la brasa. Y de postre, tarta casera de queso o torrija caramelizada.