Restaurante

Bocados muy informales

Bocados muy informales
JESÚS ANDRADE

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

Un nuevo restaurante abrió sus puertas en la calle Doce de Octubre de Vitoria a principios de año. Según sus propietarios, Verónica García y Unai Ramírez, la elección del nombre de Pintabocas se debe a que el local aspira a ser «como un taller experimental rodeado de lienzos en blanco para que cada cual pinte su propia historia. Y en este comedor lo que manda es «la cocina de corte informal», avisan.

Pintabocas (Vitoria)

Dirección
Doce de Octubre, 1.
Teléfono
945339660.
No perderse
La merluza al horno con costra provenzal, parmentier de piquillo y vinagreta de pipas de girasol.

Hay mucho donde elegir en su carta porque disponen de una gran variedad de ensaladas (como la de cecina de León con tomate cassé, su mermelada y cacahuete en granillo), pastas y arroces, además de otros sugerentes entrantes como los langostinos crujientes tex-mex con mayonesa barbacoa, la piadina de mix de setas con bacon y salsa de mostaza y miel, croquetas, rabas de calamar en tempura, puntillas fritas con mayonesa de La Vera o verduras en tempura con salsa cremosa teriyaki, por ejemplo.

El recetario del cocinero Unai Ramírez ofrece propuestas sugerentes con presencia y elaboración a precios asequibles. Los primeros colores del lienzo en blanco que es el Pintabocas los aportan variados platos como las verduras en tempura con salsa cremosa teriyaki, los langostinos crujientes tex-mex o el codillo de cerdo a baja temperatura bañado en su propia salsa.
El recetario del cocinero Unai Ramírez ofrece propuestas sugerentes con presencia y elaboración a precios asequibles. Los primeros colores del lienzo en blanco que es el Pintabocas los aportan variados platos como las verduras en tempura con salsa cremosa teriyaki, los langostinos crujientes tex-mex o el codillo de cerdo a baja temperatura bañado en su propia salsa.

La intención de Unai Ramírez, el cocinero, es especializar el local en una cocina de precios asequibles, pero con presencia y elaboración. Así, ofrece también unas apetecibles Pintaburguers hechas con carne de chuletón o desmigado de costilla. Y del mar proponen platos como el timbal de bacalao con patatas en dos texturas, los boquerones rebozados sobre pisto manchego, la merluza al horno o los chipirones a la plancha. Y no faltan recetas cárnicas como las carrilleras ibéricas con crema de cebolla caramelizada, el confit de pato con salsa de melocotón o el codillo de cerdo a baja temperatura bañado en su salsa, entre otras.

María Ramos, Natia Khantaoze, Alejandra Martín y Sabah Abekhoukh se encargan de atender al personal con simpatía. En Pintabocas también ofrecen a sus clientes el menú del día con platos de cuchara, «pero también elaborados con distinción», puntualizan sus responsables.

 

Fotos

Vídeos