Le Basque: Homenaje a nuestro producto

El cocinero Iker Echebarria./Igor Martín
El cocinero Iker Echebarria. / Igor Martín

El restaurante vitoriano homenajea al género y la riqueza gastronómica del país

JOSEBA FIESTRAS

El País Vasco es, sin duda, un entorno privilegiado. «De sus costas nos llegan los mejores pescados, de sus campos los mejores frutos y los mejores caldos y de sus montes y valles las mejores carnes y los mejores lácteos», cuenta Luismi Varona, «y es lógico, por tanto, que Le Basque recoja en su carta parte de esta riqueza gastronómica y le rinda homenaje».

Le Basque (Vitoria)

Dirección
Plaza del Machete, 2.
Redes sociales
Facebook.
Precios
Carta: 18/20 €.

Este establecimiento, que dentro de poco cumplirá un año de existencia, se encuentra en la preciosa plaza de El Machete de Vitoria-Gasteiz, y se ha convertido desde su apertura en un lugar de peregrinación para los que quieren disfrutar de su ventresca de bonito del Norte de Ondarroa, la morcilla de Maeztu, las anchoas de Mutriku o los huevos camperos de Txomin de Urkilla, algunos ejemplos de su cocina de cercanía. Su filosofía es el buen producto, servido con sencillez y buen gusto en un entorno privilegiado.

El chef, Iker Echebarria, acaba de cambiar la carta, que es fundamentalmente de picoteo. En ella nos encontramos ibéricos de bellota cien por cien, tablas de embutidos de diferentes denominaciones y quesos vascos y de Iparralde; una riquísima ensaladilla rusa; la sardina ahumada en aceite de oliva virgen extra; los tacos de bacalao rebozado o los huevos con patata o txistorra. Sus bocatas son también muy venerados, como el de mortadela de Bologna, el de jamón y queso a la plancha, o el de bonito con mayonesa, anchoas y piparra. En cuanto a los postres, todos caseros, nos ofrecen goxua, pantxineta, flan o tarta.

Morcilla de Maeztu.
Morcilla de Maeztu. / Igor Martín

Uno de los atractivos del establecimiento, aparte de su ubicación, es su decoración. Al atravesar la puerta, presidida por la cabeza en hierro de un buey, nos encontramos que ha respetado la piedra y la forma abovedada del local aunque le ha aportado un toque industrial, consiguiendo un espacio cálido y moderno.

 

Fotos

Vídeos