Atarrabi (Sondika): Un gastrobar de altura

Asier Dañobeitia y Lydia Alonso se encuentran al frente del Atarrabi./MAITE BARTOLOMÉ
Asier Dañobeitia y Lydia Alonso se encuentran al frente del Atarrabi. / MAITE BARTOLOMÉ

El género de calidad y una cocina que respeta los sabores marcan la diferencia en un local que empezó como bar de copas y que cuida los combinados

TXEMA SORIA

Los hermanos Unai y Asier Dañobeitia fundaron en 1999 el Atarrabi como un bar irlandés donde se servían cervezas y unas excelentes copas. Asier lo dejó tras quince años trabajando en el establecimiento, y Unai y su mujer, Lydia Alonso, reformaron el local en el 2014 para transformarlo en un acogedor gastrobar especializado en un picoteo excelente, con productos de primera calidad, una buena carta de vinos, cavas y champanes y unos combinados de categoría.

Atarrabi (Sondika)

Dirección
Errementeri, 14.
Teléfono
944531928.
Web
www.atarrabi.es.
Precios
25/30 €.

Unai comenzó a trabajar en hostelería con apenas 16 años en el Bola Leku de Lezama, donde se sacaba un dinerillo mientras estudiaba. Lydia, una excelente cocinera, aprendió todo lo que sabe sobre cocina de sus progenitores: Félix Alonso, que cocinaba habitualmente en casa y en los txokos para los amigos, y Esther Arkotxa, que fue cocinera del Lejarrene de Lezama.

El local abre a las ocho de la mañana los días laborables para que los trabajadores de los cercanos pabellones industriales disfruten de un buen desayuno: tortillas hechas con huevos de caserío, sándwich, bollería, tostadas con mermelada o aceite de Artajo. Los sábados, domingos y festivos abren a las 16.00 horas.

El picoteo se basa en productos delicatesen y en género de temporada: tomates y pimientos de huertas de Lezama y alcachofas de Tormantos (La Rioja). En el Atarrabi se puede disfrutar con ensalada de perdiz escabechada, pulpo con cachelos, ensalada de tomate con cebolleta, ostras de Olorón, cuya carne es gruesa y está muy sabrosa, tosta griega con picadillo de aceitunas, tomate en rodajas y anchoas, alcachofas con jamón o guindillas en tempura.

Croquetas de jamón.
Croquetas de jamón. / MAITE BARTOLOMÉ

Tienen cecina de León, ahumados de salmón y bacalao de Keia, micuit de esta misma marca vizcaína con mermelada de manzana e higo en almíbar (un manjar), croquetas de amama Esther (de jamón, muy suaves y cremosas), quesos extremeños de cabra y oveja y queso azul de cabra.

En la selección de postres encontramos chocolates de mademoiselle de Margaux, de Burdeos. El Atarrabi cuenta con una magnífica carta de vinos y champanes a precios muy asequibles. Los fumadores disponen de una cava de habanos con más de 20 referencias. Para rematar la comida se puede tomar un gin-tonic o cuba de ron, que son excelentes, o el combinado de la casa, Atarrabi, a base de zumo de naranja, ron, licor de naranja y Schweppes.