Arana (Bilbao): Clásico por convicción

Eladio Gómez se encarga de gestionar con eficacia el elegante comedor./Maite Bartolomé
Eladio Gómez se encarga de gestionar con eficacia el elegante comedor. / Maite Bartolomé

Que no le asuste la decoración, en este elegantón restaurante de Jardines de Albia se come como un rey por 12 euros

GUILLERMO ELEJABEITIA

Su decoración es de las que impone. La monumental barra de madera noble, las ventanas de vidrio emplomado, las lámparas de araña, las molduras de capiteles corintios y los blasones de la familia Arana dan al conjunto un aire de lujo añejo que puede resultar disuasorio. Los jóvenes, quizá apabullados por semejante despliegue, rara vez cruzan el portón del restaurante. Si lo hicieran, descubrirían que en este comedor elegantón se puede saborear un menú de campeonato por ¡menos de 12 euros!

Arana (Bilbao)

Dirección
Ibáñez de Bilbao, 14.
Teléfono
944236795.
Web
restaurantearana.com.
Precio
Menú del día: 11,90 €. Menú especial: 24 €.

Enclavado en una antigua casa solariega con vistas a los Jardines de Albia reformada en 1988, el restaurante, aunque no lo parezca, solo tiene 30 años. Esa vocación conservadora que le garantizó el éxito entonces, lo ha dejado un tanto arrinconado ante la irrupción de un montón de nuevos garitos con decoraciones menos formales pero precios más inflados. Hoy, el negocio de Aitor Arana y Jesús Arrizabalaga que gestiona con eficacia el buen Eladio Gómez, se mantiene como refugio de oficinistas y señores mayores que viven por la zona.

Ofrecen cada día un menú por 11,90 con 5 primeros y 5 segundos en el que caben una estupenda sopa de pescado, alubias con sacramentos, lenguado a la bilbaína o pimientos rellenos de marisco. Todo, todo, cocinado allí mismo cada mañana. ¿Cuántos de sus competidores pueden decir lo mismo? Si queremos ponernos estupendos el menú especial incluye mollejas de cordero, revuelto de hongos negros, magret de pato al vino dulce o rodaballo al horno. ¿Su precio? Los 24 euros que costaría por sí solo alguno de estos platos en otro restaurante.

La prueba del algodón

Pero el papel lo aguanta todo, así que pedimos un poco de ambos menús para comprobar que la oferta es tan ganga como parece. Primero, un platito de esa sopa de merluza, chipirones y mariscos que brilla en el menú del día. Es la prueba del algodón de una buena cocina y la del Arana, de color cobrizo y abundante en tropiezos, la pasa con nota. Después llegan a la mesa dos ejemplares de eso que Ana Vega Pérez de Arlucea llama 'cocina viejuna': un puding de merluza de emplatado demodé pero sabor adictivo y un pastel de puerros bastante conseguido. Ejemplos ambos de buena cocina casera, pero de domingo.

Pimientos rellenos de txangurro.
Pimientos rellenos de txangurro. / G. Elejabeitia

El cénit del almuerzo llega con unos deliciosos pimientos rellenos de txangurro. El pimiento sabe a los que asa la tía del pueblo, la farsa de txangurro es finísima y el rebozado, irreprochable. Se hacen acompañar de una salsa muy liviana de espinacas que no molesta, aunque se antoja prescindible. No tardan ni medio minuto en volar del plato.

Para los pescados, palabras mayores. ¿Un rodaballo de ración en un menú de 24 euros? Así se las gastan en Bilbao. El pez está en su punto, aunque algo soso, suponemos que al gusto de la clientela habitual. Nada que no pueda remediar una pizca de sal. Como remate, unas sabrosísimas costillas asadas a la miel y mostaza que también forman parte del menú del día. Mientras chuperreteamos el hueso, damos gracias por haber cruzado el portón señorial de este restaurante donde se come como un rey a precio de obrero.

Rodaballo al horno.
Rodaballo al horno. / G. Elejabeitia
 

Fotos

Vídeos