Amarika, la nueva apuesta de los Ortiz de Zárate en Vitoria

Cocineras y camareras posan en el comedor del local./BLANCA CASTILLO
Cocineras y camareras posan en el comedor del local. / BLANCA CASTILLO

El cuidado del producto próximo y de temporada rige el nuevo proyecto de los Ortiz de Zárate en el centro de la ciudad

JOSEBA FIESTRAS

Hacía más de un año que los asiduos a la vitoriana Plaza de Amárica echaban de menos potear o almorzar en el restaurante El Jardín de Amárica. El local cerró –casi sin aviso– y los parroquianos quedaron medio huérfanos. Sin embargo, hace escasamente un mes, poco antes de las fiestas de La Blanca, las instalaciones han abierto de nuevo sus puertas.

Amarika (Vitoria)

Dirección
Plaza de Amárica, 3-5.
Teléfono
945200900.
Precios
Carta: 35/40 €. Carta de picoteo: 10/15 €.

Alberto Ortiz de Zárate y su familia, reconocidos hosteleros de la capital alavesa, han sido los encargados de darle un buen lavado de cara y de presentar una nueva carta que, aunque no muy amplia, colma las expectativas de los comensales que se acercan al centro de la ciudad. Sobre el nuevo diseño del local, destaca su luminosidad, que lo hace muy acogedor, sobre todo teniendo en cuenta que se encuentra en un nivel ligeramente inferior respecto a la plaza.

Cola de de merluza a la parrilla.
Cola de de merluza a la parrilla. / BLANCA CASTILLO

Y sobre las viandas… Claudia y Jon se encargan de las cocinas con el asesoramiento de los propietarios, que tienen un buen currículum a sus espaldas. Para esta reapertura, han optado por comenzar con una carta de picoteo en barra con delicias como los boquerones de Santoña con 'grissini' (los que podrían ser los colines o 'picos' italianos), unos estupendos pimientos de cristal con huevo de codorniz, las croquetitas de Amarika, la morcilla alavesa sobre mousse de piquillo y crujiente de verduras, las gambas a la plancha o la txistorra a la brasa con media otana Azkoien, entre otras exquisiteces.

En el restaurante, aparte de estos, hay otros platos para compartir, como el pulpo a la parrilla, el salpicón de langostinos y pulpo o ensaladas originales como la de tomate, bonito del Norte y tataki de atún, o la de bacalao con su pilpil y patata confitada. En cuanto a los segundos, tenemos pescados como los chipirones a la parrilla con alioli y cebolla pochada, la colita de merluza a la parrilla, los lomos de este pescado en salsa verde o el bacalao, ya sea al pilpil sobre vizcaína o al ajoarriero. Entre las carnes, chuletillas de cordero, solomillo o entrecot –todo ello a la parrilla–, manitas de cordero o callos y morros de ternera. Una selección de lo mejor de cada temporada preparado con mimo y esmero, respetando y cuidando el producto local y de proximidad.

Su tercer hijo

La familia Ortiz de Zárate puede presumir de tener un currículum hostelero importante. Lo demuestran en el Arkupe, del que se encarga Marta, la hija de Alberto. Y en el legendario El Portalón, del que se encarga Alberto hijo. Ahora, en el Amarika podrán demostrar que no hay plaza grande ni pequeña donde torear: lo importante es trabajar concienzudamente y con mimo. Así lo demuestran los platos que salen de sus fogones, como el pulpo a la brasa o la cola de merluza con verduritas.