Recetas antiguas con galletas Artiach

Recetas antiguas con galletas Artiach

La empresa galletera vizcaína editó varios libros de cocina entre los años 40 y 60 para orientar a los consumidores sobre el uso de sus productos

ANA VEGA PÉREZ DE ARLUCEA

Hace un par de semanas escribí un artículo para Jantour sobre la historia de Artiach y en él mencioné la existencia de dos recetarios editados por esta empresa galletera bilbaína. Una amable lectora, de esas nostálgicas y curiosonas que me gustan a mí, recordaba haber visto uno de ellos por su casa siendo pequeña y en pleno acceso de amor por las Chiquilín me ha pedido que comparta un par de fórmulas. Como yo soy muy obediente, aquí van, pero antes déjenme que les cuente algo sobre estos libros.

Desde los años 40 Artiach publicó diversas obras como estrategia publicitaria y de fidelización. Entre ellas por ejemplo estuvo 'Yo vi nacer las galletas Artiach', un folletito en plan souvenir que se entregaba a los visitantes de la fábrica, que iban en peregrinación igual que todos los niños vizcaínos de los últimos 30 años hemos ido con el colegio a la factoría de Coca Cola. Pues lo mismo pero en versión antigua y galletera.

En los paquetes de Artiach venían puntos que, una vez enviados a la sede central de Deusto, servían para obtener libros como 'El equilibrio de la salud' (1959) sobre cómo evitar la obesidad y la extrema delgadez o 'Llega la cigüeña', con consejos para embarazadas y madres primerizas. EL mismo sistema se usaba para conseguir sus recetarios 'Galletas Artiach al servicio del hogar' y 'La excelencia de las recetas españolas', del que salieron hasta seis ediciones.

Estaban compuestos por material promocional en forma de catálogo, un capítulo sobre la historia de la fábrica, otro sobre información nutricional y una larga lista de recetas hechas con productos Artiach, inventadas por los consumidores o por cocineros profesionales como Josep Rondissoni o el jefe de cocina del bilbaíno Club Náutico. «A la invitación de la fábrica para que sus clientes aportasen las recetas que hubieran llevado a la práctica a base de galletas Artiach, correspondió un número tan crecido de fórmulas que obligó al departamento culinario de la casa a una selección ante la imposibilidad de publicar todas las recibidas».

Con el nombre y procedencia del autor aparecen recetas para desayunos, aperitivos, entremeses, sopas, postres, meriendas, excursiones, tapas, bocadillos y hasta papillas, un auténtico festival para los amantes del placer galletil. Aquí van dos de ellas.

Budin Chiquilín

Para esta receta de Tomás Martínez, cocinero del Club Náutico del Abra, aparecida en 'Galletas Artiach al servicio del hogar' (1941), se emplean 200 gramos de galletas Chiquilín desmigadas, 2 huevos, 100 gramos de azúcar, 50 gramos de pasas de Málaga, ralladura de media naranja y una copita de ron. Formar una masa con los ingredientes bien mezclados. Llenar con ella varios moldes pequeños previamente untados mantequilla y espolvoreados con harina. Meterlos al horno suave durante 15 o 20 minutos, sacarlos y dejarlos enfriar antes de desmoldar.

Bizcocho María Artiach

Esta receta enviada por C. R. de L (Hernani, Gipuzkoa) precisa de 2 huevos, 2 onzas de chocolate, 2 cucharadas de mantequilla, 4 cucharadas de azúcar y 10 galletas María Artiach. Se mezclan bien 3 cucharadas de azúcar, 10 galletas desmigajadas, 2 yemas, una onza de chocolate derretida, una cucharada de leche y casi toda la mantequilla. Se incorporan las dos claras a punto de nieve, se une todo, se echa en un molde enmantequillado y se pone al horno regular. Cuando está hecho se saca del molde y se riega con la siguiente salsa: en un cacharro se ponen al fuego, moviendo sin cesar, una onza de chocolate, una cucharada de azúcar, otra de leche, otra de agua y un poco de mantequilla, se revuelve hasta que engorde y se riega con ella el pastel.

 

Fotos

Vídeos