https://static.elcorreo.com/www/menu/img/jantour-desktop.png
Nutrición

El pescado azul ayuda a dormir bien

Agregar el pescado azul en la dieta ayuda a disminuir los problemas de insomnio. /
Agregar el pescado azul en la dieta ayuda a disminuir los problemas de insomnio.

Una investigación con niños publicada en ‘Nature’ demuestra por primera vez que la ingesta regular de peces marinos favorece el desarrollo cognitivo de los niños y ayuda a superar todo tipo de alteraciones del sueño

FERMÍN APEZTEGUIA

La nevera tiene la solución a los problemas del sueño. Una investigación realizada en China ha demostrado por primera vez que la ingesta regular de pescado azul en niños no solo ayuda el desarrollo de su inteligencia, sino que, además permite dormir a pierna suelta. Descansar de verdad. El trabajo ha despertado tal interés que ha logrado su publicación en ‘Nature’, una de las revistas científicas de mayor prestigio internacional. No es que los niños lograran obtener mejores resultados académicos gracias a una dieta rica en productos del mar, sino que los resultados al evaluar su coeficiente intelectual fueron mejorando con una dieta rica en este tipo de peces. Ese es un aspecto que, a la larga, posiblemente, tendrá sus ventajas. La otra razón por la que el trabajo suscita tanta curiosidad entre la comunidad científica es por la relación directa que establece entre el mantenimiento de una dieta sana, rica en productos del mar, y el sueño, porque los problemas para conciliarlo constituyen uno de los desafíos más grandes de los servicios de salud occidental en un mundo envejecido, donde se duerme y se come cada vez peor.

La Sociedad Española de Neurología (SEN) estima que hasta un 35%de la población adulta padece insomnio transitorio, pero entre un 10% y un 15% lo sufre de manera crónica, permanente. Nada menos que cuatro millones de españoles están hartos de escuchar consejos sobre higiene del sueño que no les ayudan a pegar ojo, quizás porque no los cumplen como debieran. Como consecuencia de una mala noche seguida de otra, otra y otra más, tienen peor humor, están mas irritables, se sienten cansados, presentan problemas de memoria, de relaciones sociales, bajo rendimiento laboral;y lo peor:tienen mayor probabilidad –y está demostrado científicamente– de sufrir un infarto de corazón o cerebral.

Del pescado azul a la leche caliente

Los somníferos tampoco son una solución. El Departamento de Salud del Gobierno vasco lo viene recordando desde hace un tiempo.Crean dependencia y aumentan el riesgo de sufrir caídas, accidentes e incluso pérdidas de memoria, especialmente en las personas mayores. Sí las está tomando, el mejor consejo sanitario que puede recibir es que las deje para siempre. No de repente, sino de manera gradual y mejor si es pautada por su médico, reduciendo las dosis poco a poco en un proceso que debe durar entre 10 y 24 semanas. Por eso, la investigación de ‘Nature’ resulta tan atractiva, porque aporta nuevas pautas sobre una forma natural de mejorar el sueño:disfrutando de algunos de los placeres de la mesa.

El trabajo se realizó con una muestra de 541 escolares chinos de doce años, que fueron seguidos durante dos. El estudio demuestra que quienes toman pescado de manera frecuente presentan menos alteraciones y, en general, una mejor calidad del sueño, medido con modelos matemáticos. Los investigadores atribuyen los resultados a la existencia de ácidos grasos Omega 3(EPA) y al ácido ocosahexaenoico (DHA), nutrientes esenciales presentes sobre todo en los peces, que desempeñan un papel «crítico en el crecimiento y funcionamiento del tejido neural».

Las grasas de origen marino tienen grandes efectos beneficiosos para el sistema cardiovascular, el nervioso y, por lo que se ve ahora, también sobre los mecanismos del sueño. Los nutricionistas aseguran que chicharros, sardinas, anchoas, bonito del Norte, atún, trucha, salmón y similares deberían figurar en nuestra dieta tres veces por semana, y hasta cuatro en verano y otoño, que son cuando nos los brinda el mar.

Si quiere dormir bien, a una dieta rica en pescado, añada el consumo de yogures, plátano, carne de pavo o pollo para cenar, pan integral, arroz y pasta, judías verdes, nueces y almendras y leche, mejor caliente y con miel. Lo decían las abuelas. Lo que ellas no sabían es que la leche contiene un aminoácido llamado triptófano, que favorece la producción de serotonina, transmisor de la relajación y el buen humor. Evite el café cuatro horas antes de irse a la cama,y también el alcohol. Y pueden hacerse aún más cosas, como tomarse una ducha de agua caliente antes de acostarse. Pero no tienen que ver con la dieta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos