Jantour

Jantour

El foco de la gastronomía mundial

El foco de la gastronomía mundial
Ignacio Pérez
Josean Alija
JOSEAN ALIJA

Quince días después de vivir tantas emociones, aún estamos asimilando lo que ha supuesto para Bilbao haber acogido el mayor evento gastronómico del mundo. Llevábamos meses, casi un año, preparándonos, parecía que nunca iba a llegar, pero por fin se convirtió en realidad. The World's 50 Best Restaurants desembarcaba en Bilbao y con ellos, cientos de personas ávidas por descubrir lo que hace tan especial a esta ciudad y a este territorio. Acoger el mayor evento de la gastronomía mundial nos ha dado la oportunidad de mostrar nuestras mejores galas, de ser una vez más lo que más nos gusta, anfitriones en nuestra querida ciudad; presumir de lo nuestro y lograr que se vayan con la sensación de haber disfrutado, de haber conocido cosas nuevas y de haberse encontrado con un pueblo diferente, que pone el corazón en todo lo que hace.

Llevamos años viajando a lo largo del mundo para dar a conocer nuestra cocina y nuestra cultura, y de repente, hemos tenido en Bilbao a todas esas personas que tanto hemos buscado. Acoger la ceremonia de los 50 Best ha sido una oportunidad única para reencontrarnos con la gente maravillosa que hemos ido conociendo a lo largo de estos años y para conocer personas interesantes y realmente interesadas en hablar de lo especial que es Euskadi y su cocina. Más allá de disfrutar de diferentes platos, el principal propósito de la gastronomía es reunir personas de diferentes culturas en torno a una mesa. La pasión por la comida hace natural la unión de personas que nada tienen que ver entre sí.

Hay cientos de ciudades maravillosas en el mundo, pero lo que hace diferente a Bilbao es precisamente su gente; ese sentimiento de orgullo que transmitimos a quienes nos visitan es lo que nos hace especiales. ¿Habremos conseguido trasladar eso a las cientos de personas que nos han acompañado durante estos días? Hemos tenido la oportunidad de aprender de grandes referentes y creo que todos hemos estado a la altura de la magnitud del evento que teníamos en la ciudad. Fue una semana intensísima en la que hicimos un esfuerzo titánico, tratando de que cada una de las personas que recibimos se sintiera como en casa, lo mismo que buscamos cada uno de nosotros cuando viajamos.

Quiero agradecer a quienes en las instituciones comprendieron la importancia y magnitud de un evento así y a todos los cocineros vizcaínos que han participado en todas las actividades, sin ellos habría sido imposible llevar todo esto a cabo. También quiero acordarme de todos aquellos taberneros que han dado lo mejor de sí para que los invitados probaran lo que nos hace únicos.

Ahora debemos seguir trabajando para que las semillas que hemos sembrado den sus frutos en los próximos meses y años. Nosotros, como llevamos haciendo muchos años, seguiremos llevando el nombre de Bilbao, Bizkaia, Euskadi y nuestra gastronomía a lo largo de todo el mundo en busca de nuevos embajadores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos