El menú del Estatuto: porrusalda, merluza y morokil

Composición con imágenes de la proclamación en Gernika del Estatuto de Autonomía. EC/
Composición con imágenes de la proclamación en Gernika del Estatuto de Autonomía. EC

El 7 de octubre de 1936 se formó el primer Gobierno vasco en la Casa de Juntas de Gernika y sabemos perfectamente qué se comió para celebrar la ocasión

ANA VEGA PÉREZ DE ARLUCEA

Después de un largo y difícil proceso comenzado en 1931, el primer Estatuto de Autonomía del País Vasco fue aprobado por las Cortes de la República (reunidas por entonces en Valencia debido a la Guerra Civil) el 1 de octubre de 1936. El gobierno de él resultante se formó el miércoles 7 de octubre, en la Casa de Juntas de Gernika, después de una elección extraordinaria y provisional en la que votaron los concejales de los ayuntamientos no sublevados y en la que salió elegido lehendakari José Antonio Aguirre. Fue proclamado ante el árbol de Gernika y allí mismo juró su cargo, pronunciando su primer discurso como presidente y anunciando a los miembros de su gobierno. Todo esto está en los libros de historia y en la prensa de la época, por supuesto, y ya saben ustedes que en esta sección a lo que prestamos atención es a la detalles del comer y el digerir: aquel 7 de octubre no estuvo falto de buena comida.

Tras los juramentos y los aplausos hubo tiempo para una recepción en el interior de la Casa de Juntas con piscolabis incluido. Una merienda-cena que en medios como 'Euzkadi' se redujo a la mera mención a que «el Gobierno y los invitados al acto fueron obsequiados con un lunch y cerca de las nueve de la noche se inició el regreso a Bilbao, dándose el acto por terminado», pero que en otros periódicos como 'La Tarde' o 'El Pensamiento Alavés' tuvo amplio eco.

Quizás por ser contrario al estatuto y querer reflejar los dispendios del gobierno autonómico, el diario vitoriano encontró hueco para imprimir el menú completo de aquella recepción, una mezcla de castellano y euskera algo mal transcrita pero que nos permite conocer que en aquel día histórico la organización del evento tuvo muy en cuenta la cocina autóctona. No he encontrado por ningún lado qué establecimiento pudo ofrecer el ágape, aunque seguramente sería algún restaurante de Gernika.

Para empezar porrusalda, seguida de berzas ¿y revuelto/nahazte? Después bacalao en dos salsas (roja o vizcaína y verde), guiarra de cerdo, merluza frita, chuletas de ternera, chimbos y angulas. De postre y enarbolando la bandera de la sencilla dulcería local, morokil, acompañado de flan, requesón, fruta, merengues y canutillos de hojaldre, el postre más típico de Bilbao en aquellos tiempos. No podían faltar el txakoli tinto y blanco, la sidra, el café, los licores ni los habanos. Un menú para celebrar.

El menú

Este es el menú, transcrito literalmente, que se sirvió en Gernika aquel 7 de octubre de 1936:

Porrusalda

Azak eta naste (berzas y revuelto)

Makallao bi salsak, gorri eta verdea (bacalao dos salsas, roja y verde)

Guiarra

Lebatz fritua

Chuletas de ternera

Chimbos asados

Angulas de la Isla a la Prieto

Morokil, flan, canutillos y merengues

Fruta del país

Gastambera

Txakoliñ gorri eta zuri

Sagardua

Café, licores y habanos