La lista de la compra que adelgaza

La lista de la compra que adelgaza

El éxito de una dieta comienza por planificar el menú semanal para tener siempre en casa los productos que necesitamos, segun recuerda Beatriz Urigoitia en su libro 'Soy más que una talla'

Fermín Apezteguia
FERMÍN APEZTEGUIA

El éxito no consiste en llegar, sino en saber cómo hacerlo. A menudo suele ser más fácil alcanzar la cima que mantenerse en ella, que es el verdadero desafío. Con la alimentación sana sucede exactamente lo mismo y la popular bloguera Beatriz Urigoitia, sabe bien del tema. «El fracaso con las dietas se debe, principalmente, a que nos establecemos metas poco realistas y queremos adelgazar demasiado deprisa», cuenta en su libro 'Soy más que una talla', subtitulado de manera muy acertada 'Buscando ser delgada, encontré cómo ser feliz', que al final (y al principio) es de lo que se trata.

El objetivo no es perder no sé cuantos kilos, como dicen la báscula y las tablas, sino «aprender a comer bien». Bajar de peso, y después mantenerse en él, es la consecuencia de una vida saludable, basada en una alimentación equilibrada y ejercicio mantenido. El secreto para conseguirlo no pasa por elaborar una lista de buenos propósitos a menudo irrealizables, sino por aprender a hacer la compra con un método infalible que, en realidad, vale para todo: con cabeza.

Una buena dieta, entendida como una forma de vida alimentaria, comienza por «hacer una lista de la compra con los alimentos que vamos a necesitar para las comidas de toda la semana», afirma la autora. «¡Cuántas veces hemos dicho: 'Me voy a comer esto ahora, que si no se me pone malo' o te pasas tres días comiendo pimientos porque compraste un kilo y se te estropean o, por el contrario, te pilla el toro y exclamas: '¡No tengo nada en la nevera!', y como no tienes tiempo para hacer la compra te pasas varios días comiendo latas de atún con arroz». Para hacer las cosas bien, las dos condiciones básicas que hay cumplir antes de lanzarse a la jungla del supermercado son ir a hacer los recados «sin hambre» y «comprar sólo que necesitas para esa semana».

Como irse de vacaciones

En un símil muy acertado, la bloguera explica que irse a la tienda sin un listado de necesidades es como preparar la maleta para un viaje sin tener en cuenta los días que vas a estar fuera, si estarás en la playa o la ciudad y si en medio tendrás que acudir a una cena elegante. Los pasillos del supermercado, todos, incluso el suyo, están además llenos de trampas. Hay infinidad de productos que se anuncian como la lámpara maravillosa con palabras mágicas como 'light', integral, 0% de materia grasa o sin azúcares añadidos.

Y los compramos sin acordarnos que detrás de la magia, por buena que sea, siempre hay truco; y que el vendedor, hasta el más honrado, es por definición negociante. Si se pone de moda lo 'sin azúcar', te venden turrón edulcorado y sin gluten especial para todo tipo de dietas que permite comerte una tableta y adelgazar dos kilos. Es exagerado, pero de esto va el tema.

Las etiquetas

«La realidad -cuenta Urigoitia, ingeniera industrial de profesión y autora del blog 'Algo pasa con Uri'- es que los envases no siempre nos dan pistas acertadas de su contenido, e incluso a veces nos engañan». Citas varios ejemplos, algunos ya se han comentado en este espacio. «Embutido de pavo, que contiene casi más patata que pavo; yogures 'light' con más azúcar que un batido de chocolate, galletas sin azúcares añadidos, pero llenas de edulcorantes artificiales...'

Cuando se lance a la tienda, analice la lista de ingredientes de los productos; «diez como máximo, si llevan más es probable que se trate de productos ultraprocesados»; recuerde que la leyenda 'integral' no lo hace más sano ni 'light' significa que no engorda; y tampoco se fije solo en el valor energético, sino en todos sus ingredientes. Una más: apueste siempre por producto natural y autóctono. Ya sabe, frutas, verduras, pescados, incluso carnes. Son más frescos y, en consecuencia, más sanos, no lo dude.

Soy más que una talla

Editorial:
Oberon
Páginas:
216
Precio:
18 €
Para quién:
Personas interesadas en aprender a comer bien y adquirir habitos saludables que contribuyan a perder peso.