Cócteles a domicilio en 1898

El Café del Comercio en 1905. /Guía Práctica de Bilbao y Vizcaya.
El Café del Comercio en 1905. / Guía Práctica de Bilbao y Vizcaya.

El bilbaíno Café del Comercio anunciaba ese año el servicio de combinados de ginebra en la misma casa de los clientes

ANA VEGA PÉREZ DE ARLUCEA

Hace poco me encontré en la hemeroteca con un curioso anuncio: «Se despachan refrescos de todas clases, helados de mantecado, leche y limón. Gin koc taill a 75 céntimos de peseta sirviéndose a domicilio. Cerveza en jarra 1 peseta y 60 céntimos la media». Apreció en el periódico 'La Voz de Vizcaya' del 21 de agosto de 1898, así que hace la friolera de 120 años ya se bebían cócteles de ginebra en Bilbao y encima, llevados directamente a casa del consumidor. El no va más.

El establecimiento que así se publicitaba era el Café del Comercio, uno de los grandes cafés de tertulia que hubo en la capital vizcaína a principios del siglo XX. En la fotografía de arriba pueden ver su gran letrero y su terraza, plantada en el entonces 16 de la calle Arenal. Tanto este café como su vecino, el bar Carabanchel, estuvieron en la planta baja que ocupa ahora la Laboral Kutxa del Arenal (actualmente número 4), junto a otro gran clásico de la hostelería bilbaína como fue el Café Suizo, luego renombrado como Boulevard.

Otra vista del Café del Comercio.
Otra vista del Café del Comercio. / Blog Piso Tívoli.

El Café del Comercio fue abierto 1897 por José María Rodríguez, un dueño experimentado en poner cafés, licores y refrescos gracias a su anterior negocio, el café Méndez Núñez de la calle Estación (ahora Navarra). La cafetería del Comercio se hizo rápidamente popular gracias a su céntrico emplazamiento y a la calidad de su oferta, que incluía helados, cerveza del tipo superior München, refrescos carbonatados y «koctails», una rabiosa novedad a finales del siglo XIX. En Bilbao la ginebra y otros espirituosos de importación llevaban consumiéndose muchas décadas debido a la fuerte presencia de ingleses y alemanes en la ciudad, llegando a haber distintos bares y tabernas destinadas a atender al público extranjero.

Pero aquello del cóctel era nuevo, una bebida elegante traída de allende los mares que comenzaba tímidamente a despuntar entre los ricos y los que iban de cosmopolitas.

Temas

Bilbao
 

Fotos

Vídeos