Manuel Benéitez y Juan Antonio Villanueva: «Cuanto más improvisas, el menú es menos saludable»

Los socios del Aldatz-Gane, en jueves de comida. /PEDRO URRESTI
Los socios del Aldatz-Gane, en jueves de comida. / PEDRO URRESTI

ANE ONTOSO

En Leioa las sociedades gastronómicas «son contadas». Así lo ratifican los socios del txoko Aldatz-Gane, sito en esta misma localidad. Se fundó en 2000, con la entrada del Nuevo Milenio, y su porte no tiene parangón. Se trata de un espacio de dos pisos, de gran amplitud, con baños arriba y abajo, una cocina con dos hornos, tres planchas y cuatro fuegos, sala de estar, barra de bar, despacho, despensa, trastero y hasta salida de emergencia.

Está totalmente informatizado, utilizan un contenedor especial para tirar los cascos de las botellas y disponen de calefacción, aire acondicionado así como de varias televisiones para que «nadie se pierda el partido». Las paredes están decoradas con imágenes de Ondiz o el Palacio de Artaza, motivos del pueblo como aquel caserío que dio nombre a este txoko en el que 69 socios comparten ratos, tertulias, risas y, por supuesto, comidas.

Nos lo cuentan el presidente Manuel Benéitez y Juan Antonio Villanueva, alias Zumakas, asimismo proclamado como 'Cocinero Mayor', por ser «el que más cocina aquí». Tienen en común que ambos han dedicado a su vida a dos mundos muy relacionados, al automóvil, en el caso de Benéitez, y al transporte, en el de Zumakas. En Aldatz-Gane todos los días hay algún sarao. «Los lunes cenamos una cuadrillla de diez personas, los martes cuatro, los jueves también se viene y los viernes ya empieza a tope la gente joven... de cuarenta, nos hemos acostumbrado a llamar jóvenes a esa edad», ríen.

Mus, Gorbea y alubiada benéfica

Aseguran que «los de más edad» lo usan más entre semana. En los menús puede haber carrilleras, pochas con verdura, lubina a la bilbaína... Somos mucho de cocina tradicional», cuentan. Seguro que los exfutbolistas rojiblancos Iñaki Sáez o Carlos Ruiz, que también fueron socios de Aldatz-Gane, y otros como Txetxu Rojo, Manolo Delgado, Iribar o Clemente, que lo visitaban, no olvidarán los suculentos platos ante los que se sentaban.

Benéitez y Zumakas aún se acuerdan de la última cena antes de esta entrevista, en la que degustaron asadurillas y torrijas de postre. «Hablando salió el menú de la cena siguiente: crema de calabaza y tacos de merluza albardada con pimientos rojos. Para contrarrestar el otro –confesaban guasones–. Cuanto más improvisas, peor no sé, pero sí es menos saludable». Hay que pensar en la salud, como cuando aseguran que para comer ponen «plato de cuchara» y para cenar «mejor crema o una sopa». Los jóvenes, relatan, hacen mucho asado. Con ellos precisamente, que son quienes cocinan, celebran en marzo la alubiada que pone fin al campeonato de mus que comienza a primeros de noviembre.

En Aldatz-Gane también se organizan actividades para dinamizar la sociedad. Antes se hacían más excursiones pero aún se oficia «alguna escapada gastronómica» al Gorbea. «Hay un socio que tiene un refugio ahí –aclaran–. Subimos una veintena a cocinar. Como vamos en julio, siempre hacemos marmitako». Amén de las charlas micológicas con degustación gracias a que un socio es miembro de la Asociación Micológica de Leioa.

Los miembros del txoko leioztarra también evocan con cariño cuando hace unos años les invitaron a participar en una alubiada benéfica para cuarenta personas en el Boulevard. «Los productos los pusieron las instituciones de Leioa y nosotros, el trabajo –indican–. Cocinaron una docena de socios y lo que se facturó fue a Cáritas de Leioa». El menú: alubias con berza, sacramentos y de postre cuajada y yogur. «Y pan de Okinder», añaden en referencia al obrador local.

Temas

Leioa
 

Fotos

Vídeos