Jantour

Jantour

Chiquito, el restaurante vasco que brilló en París

Gran salón del restaurante Chiquito. Thérèse Bonney ca. 1927./Smithsonian Libraries
Gran salón del restaurante Chiquito. Thérèse Bonney ca. 1927. / Smithsonian Libraries
Historias de tripasais

Construido en 1927 por el arquitecto Charles Siclis, Chiquito fue una joya del art déco dedicada al buen comer y a la música jazz

ANA VEGA PÉREZ DE ARLUCEA

Si hablamos de restaurantes vascos en el extranjero seguro que les suena a ustedes el neoyorkino Txikito, del bilbaíno Eder Montero. Con una estrella Michelin y tres negocios en la Gran Manzana, Montero forma parte de la larga lista de hosteleros vascos que decidieron poner una pica allá donde fuera necesario. Y antes, mucho antes que el Txikito con tx estuvo el Chiquito con ch, un restorán de breve pero fulgurante vida en el París de los locos años 20.

En el número 34 de la Rue du Colisée se construyó en 1927 una joya arquitectónica, una maravilla del art déco que llamó la atención de la atención de la prensa especializada de la época debido a la maestría de su autor, el francés Charles Siclis (1889-1942). Siclis, conocido por proyectar el teatro Pigalle (París) o la famosa casa Serralves (Oporto), fue un amante del País Vasco, su cultura y sus paisajes. Estando instalado en un taller de Biarritz recibió el encargo de concebir la estructura y decoración de un restaurante de estilo vasco en pleno centro de la capital francesa. Con cuatro plantas y un gran atrio interior, el Chiquito dejó deslumbrado al público parisino conjugando modernidad y tradición. Elementos novedosos como suelos translúcidos de iluminación eléctrica, terrazas de inspiración náutica o acuarios gigantes se mezclaban con manteles a rayas típicos del País Vasco-Francés, bajorrelieves de pelotaris y vidrieras con escenas rurales. Entre imágenes de pescadores y baserritarras destacaban los nombres de diversas poblaciones vascas, como Biarritz, Getaria, Vitoria o Bilbao.

Bajo la misma dirección que regentaba el hotel Carlton de Bilbao y el donostiarra María Cristina, el Chiquito se convirtió en el local de moda en París, un lugar donde se podía degustar cocina de inspiración vasca al son del jazz. Anunciado como «un rincón del País Vasco en París», Chiquito llevaba el nombre del famoso Joseph Apesteguy (1881-1950), famoso pelotari conocido como Chiquito de Cambo y toda una celebridad de la época.

Inspirado en el ambiente de los cabarets danzantes, el restaurante contaba con un bar de cócteles y pista de baile con suelo iluminado, una novedad que dejaba patidifusos a los asistentes y contribuyó a su rápida popularidad. Lamentablemente, tanta fiesta y tanto dispendio acabaron por salir demasiado caros y en 1930 la gerencia decidió traspasar el negocio. Pasó a ser un «dáncing» (lo que ahora llamaríamos bar-discoteca) antes de convertirse en 1941 en el emplazamiento definitivo del célebre cabaret Le Bœuf sur le toit. Las vidrieras de vasquitos y neskitas desaparecieron, igual que los manteles rayados y los platos de garbure, pero el edificio sigue en pie, símbolo de aquellos vascos locos que quisieron conquistar París a golpe de talón y arquitectura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos