Cita en Vitoria

Zuria ta Kitto, Blanco y electrónico

Cuatro mujeres brindan en una edición anterior de la feria enológica vitoriana. /RAFA GUTIÉRREZ
Cuatro mujeres brindan en una edición anterior de la feria enológica vitoriana. / RAFA GUTIÉRREZ

Medio centenar de bodegas de Rioja y txakoli expresan la pujanza de los caldos blancos en una feria que se consolida

Elena Sierra
ELENA SIERRA

Casi medio centenar de bodegas tienen una cita con sus consumidores los dos últimos días de agosto en Vitoria-Gasteiz. Lo curioso es que todas tienen en común, aparte de que elaboran sus caldos en algún rincón de alguno de los territorios de Euskadi, el color de los vinos que quieren poner al alcance de su público: blanco. Del txakoli suele ser lo que se espera –aunque no le faltan otros tonos–, así que a nadie le extraña que las diez bodegas de txakoli que acuden a la fiesta llamada Zuria ta Kitto lo hagan cargadas con botellas llenas de un líquido de ese color; pero es cierto que cuando uno piensa en Rioja, inmediatamente le viene a la cabeza el tinto. Como si en Baños del Ebro, Cripán, Elciego, Oyón, Labastida, Laguardia, Lanciego... no tuvieran nada más en las barricas.

Zuria ta Kitto (Vitoria)

Cuándo
30 y 31 de agosto.
Dónde
Plazas del Machete, de los Celedones de Oro y Santa Bárbara.
Web
zuriatakitto.eus .

Pues no: con variedades como la Viura (la más utilizada), el Tempranillo blanco, la Garnacha blanca y la Maturana blanca, y algunas otras aunque sea en pequeñísima cantidad, son muchas las que producen un vino pensado para tomar fresquito. Y precisamente para dar a conocer todo lo que se está haciendo en blancos nació el año pasado esta cita, Zuria ta Kitto, promovida por la Ruta del Vino de Rioja Alavesa. En la copa, blancos y también espumosos.

Tres espacios

Así es como tres plazas de la capital alavesa se convierten durante un día y medio (de las 19.00 horas del viernes a la medianoche del sábado) en la mejor manera de acercarse a la producción de vinos blancos local. Son las del Machete, Celedones de Oro y la Santa Bárbara; de una a otra hay como mucho diez minutos a pie, así que cuando alguien se canse de una ubicación, tiene bien fácil cambiar de aires y probar en otra. Estos serán los puntos de referencia en los que beber blanquitos frescos, para despedir agosto por todo lo alto, y de paso maridar las copas con cocina en miniatura hecha con productos de calidad también made in Euskadi, por supuesto.

Los tres espacios estarán preparados para que la gente pueda sentarse relajadamente y entablar conversación, y tampoco faltará la música a cargo de DJs, en un claro guiño a ese público joven que está demostrando un creciente interés en el consumo de este tipo de vino.

Historias al piano

Entre las 37 bodegas de Rioja Alavesa participantes, están Bodegas y Viñedos la Marquesa-Valserrano, Casa Primicia, Eguren Ugarte, Izadi, Loli Casado, Luis Alegre, Luis Cañas, Ostatu, Solagüen y Valdemar. De los txakolis, podrán catarse los de Garate, Artomaña, Arzabro y Astobiza (de Álava), Berroja, Gorka Izagirre y Uriarte (Bizkaiko Txakolina) y Zudugarai, Mokoroa y Talai Berri (los de Getaria).

Zuria ta Kitto, además, promete un fin de fiesta en la Plaza del Machete, a eso de las diez de la noche del sábado. El responsable de clausurar la cita con el vino blanco alavés y el txakoli será el hermano del cantante malagueño Pablo López, que se hace llamar Luigii López y se dedica algo un poco diferente al pop que cultiva el creador de 'Once historias y un piano'.

El 'discjockey' Luigii lo mismo pincha en la gala marbellí de Starlite que en las discotecas de Ibiza o se marcha a hacer las Américas para poner a bailar a los clientes de los hoteles playeros de fama o los asistentes a festivales internacionales. En Vitoria-Gasteiz, el blanco se toma con música electrónica a finales de agosto. Y el resto del año, como se quiera y sin miedo, porque, como dice María de Simón, presidenta de la Ruta del Vino de Rioja Alavesa «la oferta de vinos blancos es uno de los máximos exponentes de la calidad de nuestras bodegas».

Jamón, queso y mejillones

El festival enológico de la capital alavesa no sería lo mismo sin la aportación a la fiesta de algunos chefs, y la organización ha dispuesto un puesto y una receta para cada uno de los tres espacios en los que se celebra Zuria ta Kitto. En la plaza del Machete se ofrecerá jamón curado de cerdo de caserío Basatxerri cortado a cuchillo, una prueba de que los criadores se esmeran en mejorar la calidad de sus cochinos y sus derivados. En Celedones de Oro se podrán degustar raciones de mejillones de Euskadi Amarra, los primeros que se producen en la costa vasca con la fórmula de las bateas instaladas en mar abierto, tan comunes en Galicia. Finalmente, en Santa Bárbara, el bocado elegido es el cucurucho de Artzai Gazta con miel del Gorbea, todo de casa, todo muy rico.