Una ginebra hecha de viento y sal

Rocío Osborne ofrece la cata de aromas. /LUIS ÁNGEL GÓMEZ
Rocío Osborne ofrece la cata de aromas. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

La uva albariño es la base de una ginebra que sabe a Galicia y sirve incluso para una queimada

ELENA SIERRA

Unos amigos gallegos se reúnen alrededor de un plato de pulpo y deciden que van a hacer una bebida que tenga, además de ingredientes de su tierra, sus características, que sea algo diferente y reconocible. Que en cada botella se cuente esa historia y se reconozcan aires y lugares. Los bartenders asistentes al taller de la ginebra Nordés de la semana pasada en Bilbao en El Cargadero pudieron comprobar que la meta de aquellos sumiller, empresario de vinos y maestro destilador que se reunieron hace 15 años se ha cumplido.

Rocío Osborne, sexta generación de la familia bodeguera, fue la encargada de explicarles a los bartenders 'quién' es la primera Atlantic Galicia Gin. Galicia en estado puro, con nombre de viento. La primera diferencia es la base alcohólica, que se produce utilizando uva albariño de la que se obtiene el aguardiente de vino. Al aroma a fruta blanca se suman, durante el proceso posterior, 11 botánicos naturales, seis de ellos gallegos: salvia, laurel, hierbaluisa, eucalipto, menta piperita y un alga marina, la salicornia, que le dan su aroma balsámico. Hay además en su composición cinco botánicos de ultramar (enebro, jengibre, cardamomo, flor de hibisco y té negro). Todo se hace 'amodiño', de manera lenta y sosegada, para conseguir una ginebra aromática, afrutada y con notas balsámicas.

Aromas y sabores los fueron encontrando los asistentes al taller bajo la dirección de Emmanuel Dupont, Brand Ambassador de Bodegas Osborne, Nordés Gin y Brandy Carlos I. La ginebra sola ya se hace notar, pero si se le echan unas gotitas de agua, todo se intensifica. Y van apareciendo la sensación salina, las notas de jazmín y más adelante las balsámicas de menta y eucalipto. Fresca y aromática.

Tan gallega es Nordés que parece ideal incluso para hacer una buena queimada, en su versión más refrescante, eso sí. La receta se la dieron a los bartenders para que la pusieran en práctica. Se hace con 5 cl de Nordés Gin, el zumo de medio limón, 2,5 cl de sirope de jengibre, un toque de vino Montecillo Sigladuras Albariño, tres o cuatro granos de café, alga salicornia y hielos. Primero se ponen en la coctelera con hielo la ginebra, el zumo y el sirope de jengibre; se agita diez segundos y se cuela sobre una copa de vino con hielo. Como paso final, un poco de albariño frío y flambeado de la cáscara de limón. Los granos de café y la salicornia sirven para decorar el trago.

Recetas hay muchas, tantas como paladares, y por ello Nordés ha puesto en marcha un concurso (basicfront.easy promosapp.com/p/938709) para invitar a los creativos a compartir las suyas. Solo hay que montarse un video del cóctel y los ingredientes, subirlo a Instagram mencionando el local en el que trabajan y utilizando el hashtag #tallerdearomasnordés. El premio de la Premium, un viaje a Santiago de Compostela.