La Policía acusa de terrorismo al hombre que hirió a cuchilladas a cuatro personas en Mánchester

Momento de la detención./InfoEmergencias
Momento de la detención. / InfoEmergencias

Las fuerzas de seguridad detuvieron al sospechoso, que perpetró las agresiones en un centro comercial, disparándole con una pistola eléctrica tipo Táser

AGENCIASMánchester

La policía británica informó este viernes de que ha interpuesto cargos por presuntos delitos de terrorismo contra el hombre detenido como sospechoso de un apuñalamiento múltiple en Manchester que ha dejado cuatro heridos. El individuo, de unos 40 años, fue arrestado poco después de un ataque en un centro comercial en el que tres personas fueron acuchilladas y una cuarta resultó también herida.

Dos mujeres han sido trasladadas al hospital con heridas de arma blanca y su condición es «estable», según informó la Policía del Gran Manchester. Otro hombre ha sido hospitalizado asimismo tras haber sido acuchillado, aunque no se ha informado sobre su estado de salud, y una tercera mujer, que no fue apuñalada, fue atendida por equipos médicos sobre el terreno.

Los testigos del ataque relataron cómo sobre las 11:15 horas un hombre comenzó a correr por el centro comercial Arndale mientras apuñalaba a diversas personas. Muchos de los clientes que se encontraban en el recinto se refugiaron en el interior de los establecimientos, que cerraron sus puertas para protegerlos.

Al parecer, el hombre intentaba agredir a la gente que pasaba a su lado, completamente al azar. Finalmente fue reducido por la Policía que disparo pistolas eléctricas tipo Taser.

Aumento de la vigilancia

La policía ha incrementado las patrullas armadas en el centro de la ciudad inglesa y mantendrá la alerta durante el fin de semana, si bien recalcó que es una medida para «tranquilizar a la gente». «No creemos que exista una amenaza más amplia en este momento y esperamos que la ciudad retorne a la normalidad mañana por la mañana», afirmó el asistente de jefe de policía de Manchester Russ Jackson.

El primer ministro británico, Boris Johnson, se mostró «conmocionado por el incidente». «Mis pensamientos están con los heridos y con todos aquellos afectados«, dijo en Twitter el jefe del Gobierno británico, que agradeció la »excelente« labor de los servicios de emergencia que actuaron tras el ataque.

Mánchester no ha olvidado el atentado yihadista ocurrido en la ciudad el 22 de mayo de 2017, cuando un hombre llamado Salman Abedi hizo estallar una bomba a la salida de una gran sala de conciertos en la que había actuado la estrella del pop Ariana Grande. Veintidós personas murieron en este ataque suicida reivindicado por el Estado Islámico (EI), entre ellas siete niños, y 260 personas resultaron heridas.

Una investigación parlamentaria concluyó que los servicios de inteligencia británicos dejaron escapar varias ocasiones para impedir que el yihadista pasara a la acción y cometiera el atentado.