Merkel vuelve a sufrir un episodio de temblores antes del G-20

Merkel rechaza un vaso de agua de un asistente tras sufrir los temblores. / REUTERS

Un portavoz ha asegurado que la canciller «se encuentra bien» y que no modificará su agenda

Olatz Hernández
OLATZ HERNÁNDEZ

La canciller alemana, Angela Merkel, estaba recibiendo este jueves al presidente Frank-Walter Steinmeier cuando ha empezado a temblar de forma incontrolable. Ha rechazado un vaso de agua que le ha ofrecido uno de los asistentes y ha cruzado los brazos para contener ese gesto involuntario. Poco después, un portavoz ha asegurado a los periodistas que Merkel «se encuentra bien». La preocupación de la prensa no es baladí: este es el segundo episodio de este tipo que sufre la canciller en tan solo dos semanas y se produce además a pocos días de la cumbre del G-20.

El pasado martes, 18 de junio, la canciller trató de restar importancia a la inquietud sobre su estado de salud, después de que sufriera un visible temblor de manos y piernas en la recepción del presidente de Ucrania en Berlín. «Estoy bien, he bebido tres vasos de agua, que parece que me hacían falta y ahora me siento de nuevo bien», dijo, achacando lo ocurrido a un problema de deshidratación. Bajo el sol y con una temperatura de 30 grados, las explicaciones de la alemana tranquilizaron a los periodistas.

Sin embargo, el acto en el que la política, de 64 años, participaba este jueves era a puerta cerrada, en el palacio de Bellevue, en un ambiente donde difícilmente se puede sufrir un golpe de calor. Se trataba de la ceremonia de despedida para la ministra de Justicia, Katarina Barley, que abandona el puesto para formar parte del Parlamento Europeo. Merkel lucía su aspecto habitual y con gesto serio ha continuado en su papel.

La canciller cruza los brazos para disimular los espasmos.
La canciller cruza los brazos para disimular los espasmos. / REUTERS

Estos días la jefa del Gobierno de Berlín se enfrenta a una apretada agenda: el miércoles respondió a preguntas de juristas durante una hora en el parlamento y después acudió a dar un discurso a la Humbold University de la capital. Hoy mismo, la canciller volará a Japón para la cumbre del G-20 que reunirá el viernes y sábado, donde jugará un papel clave en las políticas globales de los próximos cinco años. Preguntado por la prensa sobre si Merkel participará en estas reuniones, el portavoz ha sido tajante: «Todo está yendo como estaba planeado. La canciller está bien», reiteró.