Merkel tiembla en un acto público por tercera vez

Merkel, con el rostro en tensión por los temblores. / RT

La canciller alemana sufrió convulsiones durante la ceremonia de recepción del primer ministro finlandés, Antti Rinne, en Berlín

ANJE RIBERA   

La canciller alemana, Angela Merkel, ha vuelto a protagonizar un nuevo episodio de temblores incontrolados en manos y brazos. Ha ocurrido otra vez en el transcurso de un acto oficial, concretamente durante el desfile militar de la ceremonia de recepción al primer ministro finlandés, Antti Rinne, en Berlín.

Testigos han señalado que la mandataria sufrió convulsiones durante un tiempo prolongado en el transcurso de la interpretación de los himnos nacionales, pero que el incidente no ha sido tan marcado como en los casos anteriores.

La preocupación en la opinión pública alemana por la salud de Merkel, que el próximo día 17 cumplirá 65 años, es ya latente. La primera vez que padeció espasmos, el pasado 19 de junio, cuando recibió al nuevo presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, la explicación oficial lo atribuyó a un golpe de calor. La propia Merkel explicó que todo se solucionó después de beber tres vasos de agua e hidratar su cuerpo.

 Pero diez días más tarde volvió a protagonizar una situación similar durante el nombramiento de la nueva ministra de Justicia, Christine Lambrecht, en una sala del palacio presidencial. A Merkel le ofrecieron de nuevo agua, que la rechazó. Cuando pudo moverse, los temblores desaparecieron. Después, se dirigió al Bundestag, donde apareció sonriente y relajada, y a continuación voló a Osaka para participar en el cumbre del G-20.

En la ciudad nipona ofreció una rueda de prensa para frenar las especulaciones. «Estoy convencida de que de la misma manera que esta reacción hizo su aparición, también volverá a desaparecer», dijo cuando se le demandó si había consultado a un médico. «Entiendo el sentido de la pregunta, pero no tengo nada especial que informar. Me siento bien», agregó.

Pero los medios germanos mantienen la inquietud por si padece alguna enfermedad que le impidiese continuar en el cargo. Merkel llegó al poder en 2005 y fue reelegida para un cuarto mandato tras las elecciones generales del pasado 2017. La canciller anunció el pasado octubre que este será su última legislatura.