Londres crea una zona ultrabaja en emisiones

Londres crea una zona ultrabaja en emisiones

Es la primera capital que penaliza con 15 euros la entrada en el centro de la ciudad con motores viejos

IÑIGO GURRUCHAGALondres

Londres ha estrenado este lunes un sistema de exclusión de los vehículos más contaminantes del centro de la ciudad. En lo que el alcalde, Sadiq Khan, ha calificado como una primicia mundial, los vehículos que no cumplen con los límites de emisión de óxidos de nitrógeno y otras partículas, según los baremos de establecidos por la Unión Europea, tendrán que pagar una tasa para entrar en el perímetro señalado.

El área seleccionada para la definición de una Zona de Emisiones Ultra Bajas (ULEZ) es inicialmente la misma que la Zona de Tasa por Congestión (CCZ), creada en 2003. Incluye distritos del centro de la ciudad, desde Mayfair a la City. Los usuarios de la CCZ tienen que pagar 13.40 euros por entrar en la zona y los conductores de vehículos que no cumplen los nuevos estándares medioambientales 14.50 euros por entrar en la ULEZ.

Cincuenta puntos de la capital británica registraron el año pasado concentraciones de partículas contaminantes superiores a los límites permitidos por las regulaciones de la UE y el alcalde Khan afirma que hay 40.000 muertes prematuras cada año en el conjunto de Reino Unido como consecuencia de la polución atmosférica, y niños en Londres que sufren una merma crónica de desarrollo pulmonar a causa del aire viciado.

A esta «crisis de salud pública» ya respondió el anterior alcalde, el conservador Boris Johnson, pero el laborista Khan ha acelerado aquel proyecto y quiere extenderlo a un perímetro más amplio, definido por las carreteras de circunvalación interna de la ciudad, en 2021. Ya opera un sistema restrictivo de la circulación de vehículos pesados con motores antiguos en toda la ciudad, las 24 horas del día.

Eléctricos, gratis

El nuevo sistema obligará a pagar la tasa a motos fabricadas antes de 2007, automóviles de gasolina anteriores a 2005 o con motores de diésel anteriores a 2015, y a vehículos pesados que no cumplen los estándares europeos establecidos en 2014 y 2015. El control de acceso a la zona, al igual que con la tasa por congestión, se hace mediante cámaras de filman las matrículas. Los demás vehículos entran gratis, tras pagar la tasa de congestión.

La multa por entrar en la zona sin pagar la tasa de contaminación es de 190 euros. Si el conductor despistado de un coche con motor antiguo olvida pagar la carga de congestión y de contaminación- a través de internet o en comercios-, antes de la medianoche del día en el que ha entrado en la zona tendrá que pagar 380 euros de multa, o la mitad si abona en las dos semanas tras recibir la notificación de la multa.

Aunque la iniciativa partió de Johnson, los conservadores en el Ayuntamiento de Londres están criticando a Khan por no tener en cuenta las quejas de pequeñas empresas por los costes adicionales de lo que describen como «un impuesto más». Hay indignación también entre propietarios de vehículos diésel, cuya compra alentó el Gobierno antes de cambiar de orientación, en 2016.