La jueza de instrucción libera a la capitana de la 'Sea Watch'

La jueza de instrucción libera a la capitana de la 'Sea Watch'

La alemana Carola Rackete estaba detenida desde el sábado después de forzar el desembarco en Lampedusa de 40 inmigrantes que había salvado 17 días antes

DARÍO MENORCorresponsal en Roma (Italia)

Carola Rackete vuelve a ser libre. La capitana de la nave humanitaria 'Sea Watch', detenida en la madrugada del pasado sábado después de forzar el desembarco de 40 inmigrantes en Lampedusa, fue este martes puesta en libertad por la jueza de instrucción de Agrigento Alessandra Vella, que no le impuso ninguna medida cautelar. La Fiscalía había pedido para la joven alemana la confirmación del arresto domiciliario con la acusación de «resistencia o violencia contra una nave de guerra», un delito que conlleva una pena de entre tres y diez años de prisión.

Según la acusación, Rackete habría embestido voluntariamente una nave de la Guardia de Finanzas cuando trataba de atracar en el puerto de Lampedusa para que desembarcaran los inmigrantes. La patrullera intentaba impedirle que se aproximara al muelle, pues no tenía permiso para que los indocumentados bajaran a tierra aunque llevaba días solicitándolo. La magistrada Vella le dio la razón al descartar el delito de resistencia y violencia contra una nave de guerra y considerar que su comportamiento se justifica por la necesidad de salvar la vida de los inmigrantes que había salvado 17 días antes en el Canal de Sicilia. Para Rackete no han concluido los problemas legales, pues el 9 de julio deberá volver a Agrigento para responder en la investigación abierta en su contra por un posible delito de favorecer la inmigración clandestina.

La decisión de la jueza supuso una bofetada para Matteo Salvini, ministro del Interior, que ha presentado estas dos últimas semanas a la capitana de la 'Sea Watch' como si fuera el principal enemigo público de Italia. «Para la magistratura italiana ignorar las leyes y chocar contra una patrullera de la Guardia de Finanzas no son motivos suficientes para ir a la cárcel. Ningún problema: para la comandante criminal está preparado un procedimiento para mandarla a su país porque es peligrosa para la seguridad nacional», amenazó el líder de la Liga, que dijo sentirse «indignado y asqueado» por la decisión de la Justicia. «No me rindo. Devolveremos el honor, el orgullo, la esperanza y la dignidad a nuestra Italia cueste lo que cueste», anunció en tono mesiánico.

Los ataques de Salvini contrastan con la ola de solidaridad que suscitó la situación de Rackete. En el Parlamento de Estrasburgo varios europarlamentarios mostraron pancartas a favor de su liberación.