Los laboristas ganarían unas elecciones europeas

Theresa May. /EP
Theresa May. / EP

El 54% de los británicos quisiera un líder fuerte, dispuesto a saltarse las reglas, para cambiar el sistema

IÑIGO GURRUCHAGACorresponsal en Londres (Reino Unido)

El Partido Laborista obtendría el mayor número de votos en las elecciones europeas, según el último sondeo publicado. El número de escaños del principal partido de la izquierda británica, en torno a 28, reduciría notablemente la diferencia entre el Partido Popular Europeo y el grupo de los Socialistas y Demócratas que predicen las encuestas.

Ese sería un efecto inmediato en la asamblea de la Unión Europea si los británicos finalmente participan en los comicios, cuyos preparativos han comenzado. No se sabe si habrá finalmente diputados británicos y tampoco cómo afectará a partidos y votantes la deriva del 'brexit' en las próximas semanas, por lo que las cifras hay que tomarlas, como dice la expresión inglesa, con una «una pizca de sal».

Se daría una reducción de eurodiputados del Partido por la Independencia de Reino Unido (UKIP), que guiado en 2014 por Nigel Farage ganó las elecciones europeas. Farage lo abandonó por la asociación de su actual líder con grupos de corte fascista. La suma de votos de este UKIP y del nuevo 'Brexit Party', de Farage, quedaría ahora casi diez puntos por debajo del 26,6% de hace cinco años.

El sondeo realizado por Hanbury Strategy para el grupo de estudios Open Europe ha detectado una diferencia entre laboristas y conservadores (37,8%-23%) notablemente mayor que la de tres previas encuestas, que registraban empates o una diferencia de 6 puntos. La igualdad es la tendencia entre los dos partidos en los sondeos sobre intención de voto en elecciones británicas.

Políticos y pueblo

En la única elección celebrada recientemente, en la ciudad galesa de Newport, por la muerte de su diputado en Westminster, los laboristas retuvieron el escaño pero con un descenso porcentual de 12,7, mientras que los conservadores quedaron segundos con un descenso del 8%. Los resultados son malos para la oposición laborista y no se justifican por la baja participación.

En esa elección local y en los sondeos reaparece la idea de que los dos grandes partidos están perdiendo apoyo, tras quebrar esa tendencia en 2017. En Newport, el voto por la permanencia se fue a verdes, liberal-demócratas, nacionalistas galeses y a un partido nuevo, Renew (Renovar). En el sondeo sobre las europeas, el nuevo Change UK, formado por diputados disidentes, se suma al reparto de votos.

Las encuestas registran un deterioro de la reputación de los políticos. La auditoría anual de la opinión pública que realiza una asociación dedicada a la mejora del Parlamento, la Hansard Society, ha encontrado que el 72% de los británicos cree que el sistema de gobernación requiere bastante o mucha reforma. El 54% está de acuerdo con que el país «necesita un líder fuerte dispuesto a quebrar las reglas».

La queja del público es que los políticos no representan a buena parte de la población, pero el bloqueo del Parlamento reproduce el retrato social de las encuestas. Tras un aparente despegue de los partidarios de la permanencia en diciembre, no superan ahora al 'out' con más de un dígito. Cuando se pregunta por varias opciones, ninguna obtiene mayoría. El 'brexit' suave, supuesta área de un pacto, queda por debajo de la marcha sin acuerdo o del segundo referéndum.