Fuertes nevadas siembran el caos en el sur de Alemania y Austria

Dos vecinos limpian el tejado de una vivienda cubierta por nieve en Schaftlach, Alemania. /Efe
Dos vecinos limpian el tejado de una vivienda cubierta por nieve en Schaftlach, Alemania. / Efe

Las autoridades de ambos países han ordenado intervenir al Ejército ante la gravedad del temporal, que ya se ha cobrado la vida de doce personas y golpea con dureza el transporte

I. UGALDE / J. C. BARRENA

Las persistentes nevadas registradas en el sur de Alemania y Austria han obligado este viernes a cancelar cientos de vuelos en las ciudades germanas de Múnich y en Fráncfort, mientras se extienden las alertas por la previsión de nuevas precipitaciones en amplias zonas de Baviera, donde se elevan a cuatro las comarcas que han declarado la situación de catástrofe. Ante el peligro, las autoridades de Berlín y Viena han tenido que movilizar al Ejército para que se sumen a las operaciones de suministro de alimentos y presten auxilio a la población afectada.

En la capital bávara han quedado suspendidos más de un centenar de vuelos y se han producido importantes retrasos, según ha informado una portavoz de la empresa operadora del aeropuerto. Por su parte, en Fráncfort se estima que se cancelarán hasta 120, lo que reproduce la situación de los últimos días, especialmente en lo que respecta a Múnich. Entretanto, varias localidades montañosas del sur de Alemania y Austria han quedado prácticamente aisladas por la acumulación de nieve en las carreteras regionales, de modo que únicamente tienen acceso a ellas los vehículos militares o los equipos de protección civil.

El grave temporal ha provocado ya la muerte de doce personas en ambos países. Una de las últimas víctimas ha sido un niño de siete años que falleció el jueves en la localidad de Aying, próxima a Múnich, al caerle encima un árbol que cedió al peso de la nieve. El peligro de aludes es general y, por este motivo, hay numerosas carreteras y vías de tren cortadas. Anoche se vieron atrapados cientos de conductores en una autopista cercana a la capital bávara y la nieve ha llegado a enterrar convoyes enteros, que debieron ser evacuados.

Los equipos de protección civil y brigadas de soldados tratan desde ayer de liberar los techos de los edificios más afectados del peso de la nieve acumulada, tras varios días de incesantes precipitaciones. Paralelamente, la gravedad de la situación ha llevado a eximir a los padres de la obligatoriedad de llevar a sus hijos a clase en localidades de Austria, Suiza y el sur de Alemania, donde algunas escuelas han optado por no abrir tras las vacaciones navideñas.