La elección de nuevo presidente en 2022 impulsa el acuerdo 'antiSalvini'

El líder del M5E Luigi Di Maio./EFE
El líder del M5E Luigi Di Maio. / EFE

El nacimiento del nuevo Gobierno entre los 'anticasta' y la izquierda evita las elecciones anticipadas con las que la Liga habría controlado el Parlamento

DARÍO MENORCorresponsal. Roma

El Movimiento 5 Estrellas (M5E) y el Partido Democrático (PD), cuyo pacto de Gobierno en Italia fue aprobado este martes por los 'anticasta' en una votación por Internet, tienen un motivo de peso para mantener su acuerdo al menos hasta enero de 2022. En esa fecha concluyen los siete años del mandato de Sergio Mattarella como presidente de la República y al Parlamento le tocará elegir a su sucesor. Si se hubieran convocado elecciones anticipadas en otoño, como exigía el líder de la Liga, Matteo Salvini, después de dinamitar la alianza gubernamental que su formación mantenía con el M5E, habría sido la derecha populista y ultranacionalista la que llevara la voz cantante en la designación del nuevo jefe del Estado.

Las encuestas vaticinan un enorme crecimiento de la Liga, que junto al partido ultraderechista Hermanos de Italia y a Forza Italia, la marca electoral de Silvio Berlusconi, se harían con el control del Parlamento si se pusieran las urnas en otoño. Habrían podido por tanto elegir en 2022 un presidente de la República soberanista, antieuropeísta y filorruso que reflejara sus posiciones políticas. Ese escenario provocaría un terremoto institucional de primera magnitud, acabando con el tradicional papel del jefe de Estado como árbitro entre los partidos, defensor de la estabilidad en las cuentas públicas y garante de la pertenencia a la UE y a la OTAN. El pacto entre el M5E y el PD abre la puerta, en cambio, a que sobreviva un Parlamento en el que la ultraderecha está en minoría, por lo que a Mattarella podría sucederle otro personaje tranquilizador. El ex primer ministro y antiguo presidente de la Comisión Europea Romano Prodi es uno de los favoritos.

LAS CLAVES

Relevo de Mattarella.
La derecha elegiría a un jefe de Estado soberanista y antieuropeísta, causando un terremoto institucional
Reescribir la Constitución.
«Como ya trató Berlusconi, Salvini querría dar más poder al presidente de la República»

«Sería peligroso que los nacional-populistas contaran con una mayoría suficiente para elegir al próximo presidente de la República», advierte Fulco Lanchester, director del departamento de Ciencia Política de la Universidad 'La Sapienza' de Roma. «También la elección de los jueces del Tribunal Constitucional estaría en sus manos. Podría darse una situación de pesadilla». Marzio Breda, periodista del 'Corriere della Sera', confirma que la sucesión de Mattarella es uno de los elementos que impulsa la alianza entre el M5E y el PD. «Algunos partidos han visto con gran temor la idea de celebrar comicios de inmediato, en los que Salvini habría conseguido una enorme ventaja cambiando la fisonomía del Parlamento», sostiene este cronista, considerado el mejor intérprete de lo que se cuece en el Palacio del Quirinal, sede de la Jefatura del Estado.

Reescribir la Constitución

A su juicio, que la Liga y Hermanos de Italia llevaran la voz cantante en la elección del presidente de la República supondría «la reescritura de la Constitución», aprobada tras la Segunda Guerra Mundial con una fuerte matriz antitotalitaria y pensada para evitar que surgiera un nuevo 'hombre fuerte' que acaparase demasiado poder. Era la vacuna para evitar un nuevo Benito Mussolini. «Como ya pensó Berlusconi en el pasado -advierte Breda-, Salvini intentaría cambiar el papel del Quirinal para pasar a una especie de semipresidencialismo, dándole poderes muy grandes al jefe del Estado».

Con el ordenamiento actual, el presidente de la República se mueve como si fuera «un acordeón», explica el cronista del 'Corriere della Sera'. Cuando hay estabilidad institucional se repliega, limitándose a inaugurar obras públicas, imponer medallas y a recibir a jefes de Estado de otras naciones. Al llegar tiempos recios es en cambio cuando se demuestra su utilidad. Con las crisis políticas, tan habituales en Italia, el acordeón se abre y el presidente se convierte en el verdadero árbitro del país: escucha a los partidos, forja alianzas que parecían imposibles y llega incluso a inventarse Gobiernos, como hizo Giorgio Napolitano al dar vida al Ejecutivo liderado por Mario Monti en noviembre de 2011, un momento en el que Italia estaba al borde de la bancarrota por los vaivenes del Gabinete hasta entonces comandando por Berlusconi.

Garantizar una sucesión tranquila para Mattarella en 2022 explica en parte los apoyos internacionales que Conte ha recibido en los últimos días. Además de provenientes del resto de capitales europeas y de Donald Trump, presidente de Estados Unidos, también le han llegado bendiciones de la Iglesia italiana y hasta del Vaticano.

Conte supera la votación online del M5E con un 79%

63.146 votos a favor y 16.488 en contra recibió el acuerdo para formar Gobierno entre el Movimiento 5 Estrellas (M5E) y el Partido Democrático (PD) con Giuseppe Conte como primer ministro en la votación celebrada este martes en Rousseau, la plataforma de Internet donde los 'anticasta' consultan sus más importantes decisiones políticas. Participaron casi 80.000 militantes de un total de 117.000, lo que constituye «un récord mundial», según sus promotores. El resultado positivo del referéndum con un 79% de síes acaba con el último escollo que quedaba para cerrar el pacto, por lo que Conte se reunirá este miércoles con el presidente de la República, Sergio Mattarella, para disolver la reserva con la que aceptó el encargo de formar Gobierno pues sabe ya que cuenta con suficientes apoyos en el Parlamento. Se espera que el nuevo Ejecutivo se someta a una moción de investidura en el Senado y en la Cámara de los Diputados antes de que acabe esta semana.

Más información:

Temas

Italia