Los músicos de la calle escriben la banda sonora de los 'chalecos amarillos'

Los músicos de la calle escriben la banda sonora de los 'chalecos amarillos'
EFE

La pesadilla de Emmanuel Macron se han convertido en fuente de inspiración para todo tipo de artistas que cantan sobre la fractura social y la crisis

PAULA ROSAS

Los 'chalecos amarillos' han cumplido ya más de dos meses en las calles de Francia. Una pesadilla para el presidente Emmanuel Macron, pero una auténtica fuente de inspiración para todo tipo de artistas que, enfundados con la vestimenta reflectante de seguridad, cantan sobre las dificultades de llegar a fin de mes, las violencias policiales, la fractura social o al poder de la ciudadanía movilizada.

La gran estrella de las manifestaciones de los sábados es Kopp Johnson, el repartidor rapero que puso realmente la banda sonora a las primeras convocatorias de los chalecos amarillos con su martilleante estribillo «Macron, dimisión». Su videoclip 'Gilet Jaune' (chaleco amarillo) tiene más de 17 millones de visitas en Youtube, lo que ha hecho que Johnson, vecino de Toulouse, deje su trabajo como repartidor para consagrarse a la música. La inspiración, aseguró a la emisora 'RMC', le vino «de un simple delirio» cuando se encontraba con su camión de reparto bloqueado por los chalecos amarillos en una rotonda en Castres. «Quería echar gasolina (es demasiado cara), he pagado los impuestos (son demasiado caros)», canta al ritmo de una música africana. «Estoy harto. Voy a manifestarme, así que me pongo mi chaleco amarillo».

En un tono diferente, Marguerite Les Circonstances, solista de Jazz, se ha lanzado al apoyo de los chalecos amarillos con una versión del clásico de Michel Fugain 'Les gentils, les méchants' ('Los buenos, los malos'). En su versión, una crítica buenrrollista a la fractura social que vive Francia, se pregunta irónicamente: «¿Quién coge los taxis? Los buenos. ¿Y quién paga su carburante? Los malos. ¿Quién hace blablabla en (la cadena de televisión) LCI? Los buenos. ¿Y quién grita su cólera en los Campos (Elíseos)? Los malos». Un grupo de personas, jóvenes, ancianos y niños, bailan y hacen los coros de fondo vestidos, por supuesto, con un chaleco amarillo. El escenario no podía ser otro: una rotonda.

El vídeo supera el 1,3 millones de visualizaciones en Facebook y tiene más de 660.000 visitas en Youtube. «50 años después de mayo del 68, los vientos cambiaron», escribe la propia artista, que critica en la canción a los «Sesentayochistas consagrados, los buenos, que ahora tienen miedo de los adoquines de los malos», en referencia a figuras como Daniel Cohn-Bendit, que ha criticado la «tentación totalitaria» del movimiento de los chalecos amarillos, o Bernard Henri-Levy, muy crítico también con los manifestantes. «He vuelto a dar un bálsamo al corazón, le he «pintado de amarillo» el corazón a gente que sufre y a los que quieren hacer pasar por malos», asegura la artista en una entrevista con el portal 'Boulevard Voltaire'.

Más de dos millones de visitas tiene también el vídeo del rapero tolosano D1ST1, filmado durante las manifestaciones del pasado 19 de enero y que él mismo denomina «videoclip oficial» de los chalecos amarillos. Nada de sonrisas ni bailes coreografiados. D1ST1, que se pronuncia 'danstan' y que hasta ahora era un desconocido fuera de los círculos del rap de Toulouse, tira de actitud de malote de barrio para contar que «la rabia del pueblo, la veo todos los sábados».

De fondo se escucha un remix de un Nocturno de Chopin mientras el rapero corea que «en los armarios de los chalecos amarillos no hay más que pasta y, detrás de las barricadas, los escaparates de los bancos que se revientan». Muy crítico con las fuerzas de seguridad, afirma que «los polis, los antidisturbios nos echan de la ciudad. Cuando cae la noche, se convierte en el juego del escondite. Esperan a que estemos todos reagrupados, niños pequeños y personas mayores y aprovechan para gasearlo todo». Pero si D1ST1 ha sembrado polémica en Francia es por su llamamiento a la violencia. «¡Venid, vamos a aplastarlos!», canta, refiriéndose a la policía.

«Al principio me contuve de escribirla», confiesa al portal ¡Actu.fr' el artista, que trabaja de forma interina y que reconoce no llegar a fin de mes. «Pero finalmente me decidí. Me llevó 40 minutos. Pensaba que rularía un poco en las manifestaciones pero no me imaginaba tal pelotazo. Pero no la he escrito para nada por eso. Cuento solo lo que veo. Imágenes que me han impactado», concluye.

El florista y cantante amateur Antonin Froideveaux, de la pequeña localidad de Montbard, cuenta con más de medio millón de visualizaciones de su «Enfile ton gilet» (¡Ponte tu chaleco¡). «Desenchufa tu tele y ponte tu chaleco», canta este joven de 28 años para movilizar a los manifestantes. El videoclip, cómo no, también está grabado en una rotonda de su pueblo, en el que se puede ver rodeado de vecinos que ejecutan con mayor o menor sincronización una coreografía.

Zikoach TV eligen como fondo el Arco del Triunfo y los Campos Elíseos para cantarle al «President Maquereau» (presidente caballa, palabra que en francés suena parecido a Macron), «truán, rufián, pones demasiados impuestos, es la revolución», denuncian en su «Himno de los chalecos amarillos», que cuenta con más de 600.000 visitas.

 

Fotos

Vídeos