Alternativa para Alemania expulsa a una jefa regional por demasiado ultra

Doris von Sayn-Wittgenstein. /Efe
Doris von Sayn-Wittgenstein. / Efe

El partido populista germano se considera perjudicado por la relación de Doris von Sayn-Wittgenstein con una agrupación neonazi

JUAN CARLOS BARRENABerlín (Alemania)

La populista, xenófoba y ultranacionalista Alternativa para Alemania (AfD), el mayor partido de oposición en el Bundestag, el parlamento germano, ha comenzado inesperadamente a limpiar su casa. El tribunal arbitrario de la formación anunció este miércoles la expulsión del partido y el cese como presidenta de AfD en el Estado federado de Schleswig-Holstein de Doris von Sayn-Wittgestein por «comportamiento dañino» para la agrupación política, o dicho de otra manera, por pasarse de ultra. Un portavoz de AfD confirmó la decisión del tribunal arbitrario y la petición de este a la ejecutiva del partido para que haga efectiva la expulsión. Sayn-Wittgestein había sido reelegida como presidenta de Alternativa para Alemania en el más septentrional Estado alemán el pasado junio pese a que la ejecutiva se había pronunciado ya entonces partidaria de echarla del partido. Su cargo queda vacante hasta la elección de un sucesor o sucesora y cubierto interinamente por los dos vicepresidentes en esa región.

Sin embargo la interesada no tira la toalla, piensa recurrir a través de los tribunales ordinarios y pretende mantener esa presidencia. «Fui elegida», afirmó en una primera reacción Doris von Sayn-Wittgestein, quien subrayó que «una cosa es la afiliación y otra la elección. Debemos orientarnos por los estatutos del partido». La abogada subrayó igualmente que «la sentencia es una vergüenza desde el punto de vista del Estado de derecho, porque no solo viola principios básicos del derecho civil, sino también artículos básicos de los estatutos del propio partido». Considera que no ha tenido oportunidad de defenderse y que la sentencia carece de fundamento.

Sayn-Wittgestein, de 64 años, había dado lugar a duras críticas internas por apoyar a la Asociación Memorial, una sociedad de tendencias neonazis que figura en la lista de incompatibilidades de AfD y que la Oficina para la Protección de la Constitución en el Estado federado de Turingia observa permanentemente y tiene clasificada como de extrema derecha.

La expulsión de Sayn-Wittgestein, a la que la casa nobiliaria del mismo apellido niega toda relación familiar, se produce a pocos días de los comicios legislativos en los Estados germano orientales de Brandeburgo y Sajonia, donde este domingo AfD amenaza con convertirse en primera fuerza política y desbancar del poder a los socialdemócratas en el primero de ellos y a los cristianodemócratas en el segundo.