Rusia y China, unidas para terminar con la hegemonía de los Estados Unidos

Como buen anfitrión el presidente de Rusia, Vladimir Putin, le indica a Xi Jinping, su homólogo chino, dónde tiene que colocarse. Es la tercera vez que se reunen en los últimos tres meses y en esta ocasión han aprovechado el Foro Económico Oriental en Vladivostok para acercar posturas.Quieren unir fuerzas para crear una coalición que rivalice directamente con los Estados Unidos. Cuando les vemos en los fogones queda claro que los dos presidentes son de pocas palabras en momentos de mucha concentración. Un escueto consejo de Putin, que visto el resultado final debería fijarse más en la técnica del presidente chino. La amistad perfectamente se podría comparar con la preparación de esta comida típica rusa, porque los lazos de cooperación de más de 100.000 millones de dólares son caviar para ambas economías. Con un brindis de vodka Rusia y China firman el acuerdo que hace peligrar la hegemonía de los Estados Unidos.