Reciben la nacionalidad canadiense colgados en el borde de un rascacielos

Colgados a más de 300 metros de altura, con la ciudad de Toronto a sus pies, caminando por una plataforma que bordea una torre de 116 pisos, una de las más altas del mundo. Aunque no lo parezca esta es una ceremonia en la que seis inmigrantes de seis países distintos reciben la nacionalidad canadiense. Con ellos, el ministro de Inmigración proclamando que el cielo es el único límite para la nacionalidad canadiense. Este tipo de actos se celebra habitualmente en el interior de la torre, pero en esta ocasión se han roto moldes.  Esto en un país, Canadá, que se declara orgulloso de su multiculturalismo y que acogió a más de 270.000 inmigrantes el pasado año.-Redacción-