Putin y Erdogan discuten una zona de seguridad siria

Erdogan estrecha la mano a Putin./REUTERS
Erdogan estrecha la mano a Putin. / REUTERS

El área recorrería la frontera con Turquía y trataría de evitar un enfrentamiento directo con la tropas kurdas

RAFAEL M. MAÑUECOCorresponsal. Moscú

Los presidentes ruso y turco, Vladímir Putin y Recep Tayyip Erdogan, mantuvieron ayer otro más de los ya numerosos encuentros que les reúnen sin cesar para coordinar sus respectivas acciones en Siria. El marco esta vez ha sido el Kremlin y han vuelto a exhibir sintonía pese a que mantienen posiciones distintas en relación con el «vacío» que dejará en el norte de Siria la retirada de tropas estadounidenses y la situación en la provincia de Idlib.

Durante la rueda de prensa conjunta ofrecida tras las conversaciones, Erdogan aseguró no ver problemas con Rusia «en el establecimiento de una zona de seguridad» en el norte de Siria una vez salgan de allí las tropas norteamericanas. La cuestión es muy sensible para Ankara, ya que las autoridades turcas quieren que esa franja tenga 32 kilómetros de anchura a lo largo de la frontera y salgan de ella las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), milicias kurdas próximas a EE UU, pero consideradas terroristas por Turquía.

Putin, sin embargo, dijo que ve «necesario» que los kurdos y el régimen de Bashar el-Asad «se pongan de acuerdo» precisamente sobre qué hacer con la zona que dejen los americanos. Su idea, según han venido declarando distintos responsables rusos a lo largo de las últimas semanas, es que tal franja pase a control del Ejército sirio.

El máximo dirigente ruso manifestó ayer que, si las tropas estadounidenses dejan el noreste de Siria, «tendrá un efecto positivo y ayudará a estabilizar una región conflictiva que ahora controlan los kurdos», dando a entender que allí deben estar las fuerzas del régimen de El-Asad, con quien, añadió, «los kurdos deben mantener conversaciones».

Cumbre tripartita

Erdogan no se arredró y afirmó que «vamos a reforzar nuestra coordinación con Rusia en Siria (...) no hay peligro de que se produzca un vacío tras la retirada de EE UU». El presidente turco subrayó también que «Turquía y Rusia continuarán su lucha conjunta contra los terroristas».

Putin admitió haber abordado en profundidad con su homólogo turco las medidas a adoptar conjuntamente para «estabilizar la situación en Idlib (...) en donde hay muchos problemas». La portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, advirtió que Idlib vive un «rápido deterioro» debido a que está casi completamente bajo el control de destacamentos vinculados al antiguo Frente al-Nusra. Según sus palabras, «suponen una amenaza para los civiles, el personal militar ruso y a la base aérea (rusa) de Jmeimim».

Por otro lado, el presidente ruso anunció en la comparecencia ante los medios que Moscú acogerá «pronto», aunque no habló de fechas concretas, una nueva cumbre tripartita sobre Siria con participación de Turquía e Irán. Putin y Erdogan hablaron también de los trabajos del «comité constitucional» sirio en la preparación de una Carta Magna para el país árabe y de los esfuerzos para conciliar las posturas de todas las partes «étnicas y confesionales».

 

Fotos

Vídeos