Las protestas de los 'chalecos amarillos' resienten la economía francesa

El impacto de estas imágenes que, desde hace cuatro semanas, mantienen en jaque a Francia se ha trasladado a la economía del país. La huella de los chalecos amarillos, con su violento pillaje, se traduce en pérdidas muy graves. Porque, ante la desmedida exaltación de las protestas, muchos negocios decidieron blindarse para evitar saqueos. El resultado: desde que comenzaron las manifestaciones, se han registrado pérdidas de -al menos- un 20%. Comercios, hoteles, restaurantes y, sobre todo, pequeñas y medianas empresas han sufrido pérdidas. También el turismo, porque la imagen del pais también se está resintiendo. El gobierno galo prevé una ralentización del 0,1 por ciento en este último tramo del año. Es la factura que amenaza con elevarse, ya que las movilizaciones podrían prolongarse.