Pedro Sánchez se hace la foto con los líderes del G7 en Biarritz

Pedro Sánchez y su esposa, Begoña Gómez, llegan a Biarritz. / Fernando Calvo (Efe)

PAULA ROSASBiarritz (Francia)

Las buenas relaciones entre Emmanuel Macron y Pedro Sánchez se hicieron visibles este domingo durante la cumbre del G-7, cuya tradicional fotografía de familia registró a un invitado poco habitual. El presidente en funciones español participó este domingo en la cena oficial del encuentro de Biarritz invitado personalmente por el dirigente francés. Sánchez vino acompañado de su esposa y pudo mantener además conversaciones en un aparte con el primer ministro británico, Boris Johnson, y con el presidente del Banco Mundial, David Malpass.

El matrimonio llegó al aeropuerto de Biarritz en torno a las 19.15 horas, tras lo que se dirigió al Hotel du Palais, donde se hospedan los dirigentes de la cumbre y donde tendría lugar la cena. Pedro Sánchez y Begoña Gómez habían llegado al encuentro antes que su anfitrión -cuya agenda se había alargado debido al encuentro con el ministro de Exteriores iraní, Javad Zarif-, por lo que en lugar de ser ser recibidos a la salida de su vehículo oficial fueron saludados ya en el interior del palacete por Macron y su esposa Brigitte, donde se pudo apreciar la buena sintonía que hay entre las parejas.

A la cena, además de los miembros del G7 (Francia, Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Italia, Alemania y Japón), también habían sido invitados otros dirigentes mundiales, como el secretario general de la ONU y los jefes de Estado de países como Australia, Egipto, Burkina Faso o Chile, además del presidente español.

Concierto de violín y piano

En total, 24 dirigentes -23 hombres y una mujer, la canciller Angela Merkel- posaron para la fotografía de familia, tras lo que escucharon un concierto de violín y piano, y se dispusieron a cenar.

A Pedro Sánchez y a su esposa les habían asignado un lugar en la gran mesa de celebraciones junto a Boris Johnson y a David Malpass, por lo que desde el palacio de la Moncloa se anunció que el presidente mantendría un encuentro con ambos. Fuentes diplomáticas españolas informaron de que Sánchez aprovecharía la cena para poder discutir sobre asuntos candentes de la agenda internacional como la crisis climática, la lucha contra la desigualdad o la cooperación con África. Se desconoce si pudieron también conversar sobre los temas que han acaparado parte de las conversaciones de la cumbre, como el 'brexit', la guerra comercial desatada por Estados Unidos o la crisis nuclear iraní.