Netanyahu recurre a la amenaza nuclear iraní en la recta final de campaña

Benjamín Netanyahu. /Efe
Benjamín Netanyahu. / Efe

MIKEL AYESTARANJerusalén (Israel)

24 horas después de que la prensa de Israel especulara con la existencia de una acuerdo entre Estados Unidos e Irán para una próxima reunión entre Donald Trump y Hasán Rohani, Benjamín Netanyahu desveló la existencia de una supuesta instalación secreta en la República Islámica para el desarrollo de armas nucleares. El primer ministro, en una intervención televisada, mostró imágenes de satélite tomadas en junio de esta instalación situada en Abadé, al sur de Isfahán, y otras tomadas en julio en las que se ve cómo Irán trató de ocultar y destruir la misma tras percatarse de que la inteligencia israelí «estaba al tanto».

«Irán realizó experimentos para desarrollar armas nucleares«, aseguró Netanyahu, que advirtió a su enemigo que »Israel sabe lo que estáis haciendo, Israel sabe cuándo lo estáis haciendo, Israel sabe dónde lo estáis haciendo«. El dirigente conservador, que está en la recta final de la campaña electoral para tratar de ser reelegido primer ministro, pidió a la comunidad internacional que »se dé cuenta de que Irán está mintiendo de forma sistemática«. Tuvo también un mensaje directo para su gran aliado, Estados Unidos, e insistió en que «el único modo de detener el camino de Irán hacia la bomba y su agresión en la región es presión, presión y más presión».

La intervención sorpresa de Netanyahu fue etiquetada de «electoralista» por su gran oponente en la carrera por el gobierno, Benny Gantz, quien le acusó de «usar información clasificada con fines propagandísticos».

Jornada de incidentes

La intervención de Netanyahu fue el epílogo de una jornada en la que la atención volvió a estar centrada en el pulso regional que mantienen Israel e Irán. El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH) informó de la muerte de «al menos 18 miembros» de una milicia chií leal al Gobierno de Bashar al Assad tras un bombardeo contra una de sus bases en la ciudad siria de Al Bukamal, en la frontera con Irak. Israel ni confirmó, ni desmintió la operación, pero los medios locales recordaron las recientes palabras del primer ministro que aseguró que atacaría a Irán y a sus grupos aliados «donde sea necesario». Poco después, el Ejército de Israel denunció que «miembros de una milicia chií que opera bajo las órdenes de las Fuerzas Al Quds iraníes« lanzaron varios cohetes desde el sur de Damasco, pero ninguno logró impactar en suelo israelí. El Ejército detalló en su comunicado que hace responsable al Gobierno sirio de esta agresión.

La milicia chií libanesa Hizbolá también su sumó a la lista de incidentes y anunció el derribo de un dron de Israel en espacio aéreo libanés. El Ejército israelí confirmó que uno de sus aviones no tripulados «en misión de rutina en el norte cayó en territorio libanés«, pero no especificó las circunstancias.