EE UU denuncia el intento de Irán por interceptar un petrolero británico en Ormuz

La fragata 'HMS Montrose' en una imagen de archivo./AFP PHOTO / CROWN COPYRIGHT 2019
La fragata 'HMS Montrose' en una imagen de archivo. / AFP PHOTO / CROWN COPYRIGHT 2019

El ministro de Asuntos Exteriores de la república islámica niega las acusaciones que «tienen como objetivo crear tensión», según la Guardia Revolucionaria del país

Olatz Hernández
OLATZ HERNÁNDEZ

El Estrecho de Ormuz se ha convertido en un termómetro capaz de medir la tensión entre EE UU e Irán. Este jueves, Washington ha denunciado que ayer varias embarcaciones de la Guardia Revolucionaria de Irán intentaron interceptar un petrolero británico que navegaba por Ormuz sin éxito. Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Mohamad Yavad Zarif, ha negado las acusaciones, que según la Guardia Revolucionaria «tienen como objetivo crear tensión».

Los hechos involucran al buque 'The British Heritage', que este miércoles salía del golfo Pérsico por el estrecho de Ormuz cuando, al parecer, cinco botes iraníes se aproximaron y le ordenaron que desviara su rumbo hacia aguas de Teherán. Según fuentes estadounidenses, las embarcaciones iraníes se retiraron cuando la fragata 'HMS Montrose' de la Royal Navy británica, que escoltaba al petrolero, apuntó a los botes y les ordenó que se retiraran.

«El buque apuntó sus armas hacia los buques iraníes y les alertó por radio. Entonces se dispersaron», ha asegurado la Administración estadounidense. «Se trata de acoso y supone un intento de interferir con el paso de este petrolero», han añadido. Según la CNN, la secuencia fue grabada por una aeronave de EE UU que sobrevolaba la zona y, de confirmarse, se sumaría a los incidentes ocurridos en la zona las últimas semanas. El más reciente ocurrió el pasado 20 de junio, cuando Irán abatió un dron y EE UU estuvo a punto de lanzar un ataque.

Por su parte, la Fuerza Naval de los Guardianes de la Revolución de Irán negó haber impedido el paso al petrolero británico: «En las últimas 24 horas no ha habido encuentros inesperados con embarcaciones extranjeras, incluidas embarcaciones británicas», declaró la Armada en un comunicado. Alertaron, no obstante, de que en caso de recibir una orden de incautación de buques extranjeros, está preparada para «hacerlo de manera inmediata, firme y rápida». En Londres, la inquietud por lo ocurrido era patente. El portavoz de Defensa dijo que el ministerio está «preocupado por esta acción y sigue pidiendo a las autoridades iraníes que bajen (la tensión) de la situación en la región».

Aviso de Teherán

Poco antes del incidentes del buque británico, el presidente de Irán, Hasán Rohani, había señalado que Reino Unido tendría que enfrentarse a «consecuencias» por retener el buque iraní 'Grace 1' en Gibraltar. La semana pasada, las fuerzas de seguridad gibraltareñas recibieron información de que el petrolero estaba actuando en incumplimiento de las sanciones de la Unión Europea y que transportaba el crudo a Siria. Ante esta información, Gibraltar decidió retener el buque en el puerto e interrogar a la tripulación. El pasado viernes, el fiscal general de Gibraltar consiguió una orden del Tribunal Supremo de este territorio para ampliar el periodo de detención del 'Grace 1' catorce días más, lo que provocó un aumento de las tensiones entre los tres países.

Teherán ha respondido a las sanciones rebasando los límites establecidos en el pacto nuclear de 2015 para sus actividades nucleares. Supera ya la cantidad de 300 kilos de uranio enriquecido almacenado y lo enriquece por encima del 3,67% acordado. Fuentes iraníes aseguran que alcanzan ya el 4,5%, acercándose al 5% necesario para poder abastecer las centrales eléctricas del país.