Hallado muerto el narco que trató de huir de la cárcel disfrazándose de su hija

ATLAS

Las autoridades penintenciarias de Brasil apuntan a que Clauvino da Silva falleció ahorcado con una sábana en su celda tras fracasar su intento de fuga

E. C.

Clauvino da Silva, el líder de una poderosa banda de narcotraficantes que la pasada semana se vistió como su hija para intentar fugarse de una cárcel de Brasil, ha sido hallado muerto este martes en el interior de su celda, según confirmaron fuentes oficiales. El recluso, de 42 años y que cumplía una condena de 73 años y 10 meses de prisión, falleció, al parecer, ahorcado con un sábana, de acuerdo con las primeras informaciones de la Secretaría de Estado de Administración Penitenciaria (Seap).

Las autoridades penitenciarias informaron en un comunicado de que se abrirá una investigación para esclarecer lo ocurrido en la prisión de máxima seguridad Laércio da Costa Pelegrino, conocida como Bangu I, en Río de Janeiro. El intento de fuga de Da Silva, conocido como 'Baixinho' (bajito), dio la vuelta al mundo esta semana después de que el traficante intentara escaparse de la prisión con ropa de mujer y una máscara de silicona.

Da Silva se valió de la visita de su hija de 19 años para hacerse pasar por ella. También habría contado con la supuesta complicidad de una mujer embarazada que por estar exenta de pasar por los rayos X introdujo el disfraz con el que intentó fugarse. Aunque el hombre se puso una máscara de silicona en el rostro, unas gafas, una peluca de cabello oscuro y ropa de mujer, fue reconocido por los agentes penitenciarios cuando se disponía a dejar la prisión. Lo delató su nerviosismo en la forma de andar, moviendo las caderas torpemente.

El intento de fuga fue registrado en un vídeo que fue divulgado por la Seap y comenzó a circular rápidamente a través de las redes sociales con las imágenes de la sorprendente transformación del hombre. Acusadas de ser cómplices, han sido arrestadas su hija y otras siete personas.

Da Silva ya se había fugado de la prisión en 2013, junto con otros treinta presos, quienes huyeron de una de las cárceles del mismo complejo por el sistema de alcantarillado. 'Baixinho', sin embargo, fue detenido un mes después, cuando la Policía intervino en una disputa territorial por el tráfico de drogas en la ciudad de Angra dos Reis, también en el Estado de Río de Janeiro.

Temas

Brasil