Una nueva caravana de migrantes parte de Honduras rumbo a EE UU

Un grupo de hondureños al salir en caravana de San Pedro Sula para llegar a EE UU. /Efe
Un grupo de hondureños al salir en caravana de San Pedro Sula para llegar a EE UU. / Efe

Más de medio millar de personas han salido de la localidad San Pedro Sula con la intención de alcanzar la frontera estadounidense, donde el Ejército ya ha extendido su presencia hasta finales de septiembre

I. UGALDE

Medio millar de hondureños que huyen de la pobreza y la violencia han decidido partir esta madrugada de la localidad San Pedro rumbo a EE UU. Pese a los constantes llamamientos de las autoridades del país a no iniciar la travesía por los peligros en la ruta, el grupo ha optado por asumir el riesgo. Se trata de la segunda caravana de migrantes en cuatro meses, después de que en octubre otros cientos de personas partieran de la empobrecida nación para cruzar Centroamérica y todo el territorio mexicano hasta llegar a la frontera estadounidense.

Según las autoridades de Honduras, alrededor de 2.500 personas de esa primera caravana aún se encuentran en Tijuana y otros 7.270 regresaron al país. Los datos hablan por sí solos de la grave dificultad que encuentran los migrantes para alcanzar el 'sueño americano'. Y lo será igual o más esquivo en los próximos meses ya que el Pentágono ha extendido este martes hasta finales de septiembre el despliegue de soldados de EE UU en la frontera con México.

Las autoridades norteamericanas buscan hacer frente al flujo migratorio irregular a la espera de que se levante el muro promovido por el presidente, Donald Trump. Detrás de este empeño del jefe de la Casa Blanca está la principal causa del cierre del Gobierno estadounidense, que ya ha batido su récord histórico de 21 días durante la administración Clinton en 1995 y no parece tener visos de una pronta resolución.

Trump reclama 5.700 millones de dólares (4.970 millones de euros) para construir la valla fronteriza con México mientras los opositores demócratas del Congreso, totalmente opuestos a este proyecto, denuncian que es una iniciativa «inmoral», costosa e ineficaz. Entretanto, El Pentágono ya tiene alrededor de 2.350 soldados activos estacionadas a lo largo de la frontera, desplegados bajo una controvertida orden que el presidente emitió el año pasado al evocar una «emergencia nacional» y una «invasión».

El pasado jueves, al visitar la frontera en la zona McAllen (Texas), Trump se quejó de que Honduras Guatemala y El Salvador «no hacen nada por EE UU» para impedir la migración. Paralelamente, alertó sobre la presencia de los cientos de indocumentados que han partido ya en las últimas horas rumbo a suelo norteamericano. «Hay otra gigantesca caravana formándose ahora mismo en Honduras, hemos intentado detenerla; pero hasta ahora es la más grande que hemos visto», aseguró el mandatario.

 

Fotos

Vídeos