Un turista muere tras precipitarse por el Gran Cañón, el tercero en ocho días

El Gran Cañón visto desde el borde sur, en Arizona, EE UU./Archivo
El Gran Cañón visto desde el borde sur, en Arizona, EE UU. / Archivo

Su cuerpo fue hallado a 122 metros del borde y tuvo que ser rescatado con un helicóptero

COLPISAMadrid

La primera exploración del Gran Cañón del Colorado tuvo lugar en 1869 y fue liderada por el geólogo y botánico estadounidense John Wesley Powell. Desde entonces se calcula que en este parque natural -que este año celebra su centenario y que en 2018 acogió a 6,83 millones de visitantes-, han ocurrido más de 900 muertes por causas no naturales, incluyendo suicidios, colisiones de aviones, mordeduras de serpientes y caídas por el borde.

Las autoridades del parque fueron informadas este miércoles, alrededor de las 11:30 de la mañana, de que un hombre se había precipitado al vacío. Se trataba de un californiano de 67 años cuyo cuerpo fue encontrado a unos 122 metros del borde, al este del Museo de Geología Yavapai. Para recuperarlo, se necesitó un helicópero y el Servicio de Parques Nacionales (NPS) y el médico forense del condado de Coconino (Arizona) están investigando la muerte, aunque todo apunta a que fue un accidente.

Con esta ya son tres las muertes registradas en el parque nacional -el segundo más visitado despúes de las Grandes Montañas Humeantes- en los últimos ocho días.

La semana pasada, el cuerpo de otro hombre fue hallado en una zona boscosa al sur del parque. Según la portavoz del parque Vanessa Ceja-Cervantes, la víctima era de nacionalidad extranjera y la causa de la muerte estaba siendo investigada, pero no había sido consecuencia de una caída.

Dos días después, el 28 de marzo, un turista de unos 50 años que viajaba con un grupo procedente de Hong Kong cayó por el precipicio mientras intentaba hacerse un selfie, según David Leibowitz, otro portavoz del cañón.

«De media, hay alrededor de 12 muertes en el parque al año, pero un pequeño porcentaje de ellas es por caídas», ha dicho Ceja-Cervantes. «Las causas van desde el calor, el ahogamiento o los problemas médicos, entre otros. La alta elevación también desempeña un papel importante en algunas de las muertes».

Otros casos

En 1956 el Gran Cañón presenció un desastre aéreo que le costó la vida a 128 personas tras la colisión de dos aviones en un área no monitorizada. Los restos cayeron en la porción este del cañón, en Temple y Chuar Buttes, cerca de la confluencia de los ríos Colorado y Little Colorado.

En 2007, Natalie Yeargan, una niña de 4 años de edad, se precipitó más de 122 metros en Mather Point, donde se encuentra el centro de visitantes. Su padre se apresuró por la pared del cañón para tratar de rescatarla, pero fue declarada muerta después de realizarle una reanimación cardiopulmonar. Natalie fue la muerte más joven confirmada en el Gran Cañón.

En este mismo lugar, el 14 de marzo de 2017, Gom Dang, de 30 años de edad y procedente de Iowa, perdió el equilibrio mientras posaba para una foto y cayó de espaldas por el precipicio. Su cuerpo fue recuperado aproximadamente a unos 85 metros por debajo del borde.

En 2012, Michael Ghiglieri y Thomas Myers publicaron el libro 'Al borde del abismo: Muerte en el Gran Cañón', donde reunieron las muertes registradas hasta entonces en el parque. Recientemente, partiendo de esa información, se ha creado un mapa interactivo con información actualizada que señala el lugar y la causa de las distintas defunciones ocurridas en el Gran Cañón hasta 2018.

Consejos de seguridad

Infórmate antes de llegar
Leer los consejos de los servicios del parque no es ninguna tontería. La climatología, el calzado o la condición física pueden ser factores de riesgo a la hora de visitar el cañón.
Mantente en el camino
Arriesgarte a ir por caminos no pavimentados para obtener mejores vistas puede ser peligroso. Uno de los mayores peligros al caminar por el borde del precipicio es que una cornisa que parece estable puede caer inesperadamente porque por debajo está socavado, es decir, la pared que hay bajo tus pies está erosionada y puede ceder fácilmente con el peso.
Informa a los niños de los peligros
Si viajas con niños, hazles entender que el Gran Cañón no es Disneyland ni el parque infantil al que van a divertirse los domingos. Correr, saltar, o explorar cerca del borde es muy peligroso y puede tener consecuencias fatales.
Cuidado con las fotos
Aunque hacerse fotos no es la primera causa de muerte en el parque, comportarse de forma temeraria para conseguir la fotografía más instagrameable o hacerse selfies demasiado cerca del borde pueden costarte la vida.